El cohete y la pluma, o la imposible bajada del precio de la gasolina


El efecto del cohete y la pluma en plan chiste de automovil.

Se habrá fijado más de una vez. Cuando el precio del petróleo sube, lo hace también la gasolina (la “nafta” según mis vecinos en Buenos Aires). Lógico. Son derivados del petróleo. Pero cuando el precio del crudo baja, curiosamente, a la gasolina le cuesta bajar el suyo. Es más: si el precio del petróleo sube algo, sin recuperar su nivel anterior, la gasolina parece que sube igualmente. ¿Se ha percatado? Es el fenómeno conocido como el cohete y la pluma: la gasolina sube su precio como un cohete, pero lo baja como una pluma. En la teoría económica a este “rocket and feather effect” se le llama “Transmisión Asimétrica de Precios” y narra lo anterior de forma más técnica: los cambios en los precios de los productos finales (aguas abajo o downstream), no se corresponden con los cambios de los precios de las materias primas (aguas arriba o upstream). Eso no sólo pasa con la gasolina de los países ricos: en los países en desarrollo también ocurre. Y también en la agricultura: si los precios suben con la sequía, la lluvia no los hace bajar en los años siguientes; por ejemplo, los precios de los tomates en España, o los del maíz y el arroz en Latinoamérica sufren de lo mismo. Se trata de un fenómeno bien conocido y estudiado, con múltiples evidencias de su existencia en la literatura científica. Puede parecer un efecto perverso de la economía y los incentivos, pero… ¿Es así?

En primer lugar no tenga dudas. Eso de la pluma y el cohete PASA. Lo interesante es determinar por qué y si podemos detectarlo o, incluso, evitarlo. ¿Acaso están tan relacionados la gasolina y el petróleo? ¿Son los productores? ¿Es el refino? ¿Son los distribuidores? ¿Es su número? ¿Es su tamaño? ¿Depende de la estructura económica del país?… Hace días que es noticia en España que casi todas las distribuidoras de combustible en España bajan sus precios los lunes. ¿Los lunes? ¿La gente tiene ese día el depósito lleno? ¿Llenan el fin de semana y ante la posibilidad de que el lunes nadie acuda a la estación de servicio se aplica una agresiva política comercial? Mmmmm. No. Ese día –los lunes- las gasolineras toman sus datos de precios para enviarlos al boletín petrolero de la Unión Europea (según la metodología que puede encontrar en la página 15 del “Survey on the Petroleum Products’ Price Data Collection Published in the Weekly Oil Bulletin“). Al bajar los gasolineros sus precios los lunes, se genera una estadística oficial ficticia de precios menores a los reales (los lunes siempre serían más bajos), beneficiando la imagen pública de las distribuidoras españolas (que sólo muestran un precio bajo que, pese a ser real, no sería significativo) y, a la vez, reducen la inflación entendida como indicador, cosa que agradecen todos aquellos que con la inflación oficial deben pagar más (por ejemplo, el gobierno con las pensiones). Muy astuto ¿no? Casi todos ganan, menos usted obviamente.

Ahi va lo que pasa los lunes con las gasolineras de Campsa, Repsol y CEPSA. Un cachondeo, vaya

Efectivamente, la Comisión Nacional de Energía (CNE) de España afirmaba que los precios de los carburantes sufrieron «fuertes picos de descenso puntuales todos los lunes» durante el pasado mes de octubre de 2012. Se trató de un 1% más o menos, unos 3 centimos menos que los precios del domingo y, tras ello, volvieron a subir el martes. Eso habría pasado el 70% de los lunes de 2012. ¿Son altos los precios de la gasolina? Según la misma CNE los precios antes de impuestos de la gasolina 95 en España se situaron en octubre de 2012 por encima de los correspondientes a las medias europeas. En el caso del gasóleo, los precios antes de impuestos se mantienen tímidamente por debajo de los de la zona euro. Pero cuando añade los impuestos… la cosa cambia: los precios de venta de gasolina y gasóleo de España se encuentran por debajo de la media europea gracias a que se cargan menos impuestos (al menos hasta la reciente reforma de los impuestos especiales que gravan los carburantes). En otras palabras, el precio antes de impuestos es muy elevado porque los márgenes de los distribuidores lo son. Pero si añade impuestos, paga más un francés o una italiana, pues sus gobiernos cargan más tasas. La AOP, la patronal de los petroleros, dice que los precios de los carburantes no se pueden comparar exactamente. Será eso.

En realidad, el precio del gasoil y la gasolina no está sólo relacionado con la evolución del precio del petróleo crudo. Hay otros elementos que afectan mucho, como los impuestos que cargan los gobiernos (en España es del orden del 50%). Pero no sólo es el precio Brent. En realidad, los combustibles se negocian con referencia a las cotizaciones del llamado Precio Platts: un indicador de precios publicado (era de esperar) por la Agencia Platts. Esta agencia, una división de la multinacional Mc Graw-Hill con sede en Londres, dirige y gestiona el mercado financiero de futuros y opciones de derivados del petróleo que, luego, se negocian y contratan en los diferentes mercados.  Cuando un humilde gasolinero de Badajoz compra su producto al mayorista lo hace en función del Platts. Cuando una petrolera importa cuatro mil toneladas de crudo también usa el Platts. El tipo de Badajoz debe multiplicar el precio Platts por la densidad que tenga la gasolina y dividir el precio por el tipo de cambio euro/dólar (los derivados del petróleo se compran y venden en dólar). Con eso tiene el precio de referencia. Pero lo cierto es que el Precio Platts no es un futuro, sino la cotización más alta obtenida durante la negociación del día anterior. Eso ya introduce un sesgo al alza. Donde la cosa ha cambiado es en el tema de las importaciones. España se ha convertido en 2012 en exportador de carburantes refinados tras la caída del consumo derivada de la crisis. Así que la parte más relevante del margen se limita ahora al sector de refino propio…

Ahi van los precios de la gasolina. El precio final es medio-bajo, pero antes de impuestos es altísimo

En cualquier caso, claro que gasolinas o gasóleos bajan si lo hace el crudo. El problema es su velocidad en esas caídas y subidas. Y ahí sí tiene importancia el control de la cadena de suministro petrolero y las cuotas de mercado de los grandes operadores. Así, lo que hacen los distribuidores de carburantes en España algunos lo denominan colusión (y si lo duda, lea este paper). En este caso, tres operadores dominantes como Repsol, Cepsa y BP  tienen un cuota del 63% del mercado según la AOP y, con ello, claras ventajas respecto al resto. ¿Por qué? por su tamaño relativo en el mercado, por su integración vertical con actividades de refino en España (no sólo distribuyen al final de la cadena, sino que también refinan) o sus vínculos son el transportista de la red de transporte, CLH (que tiene todos los oleoductos de España… y Repsol, Cepsa y BP tienen el 29% de CLH). Todo ello les permite influir en la gestión del sistema, a la vez que disponer de información sobre la cadena al completo. Desde las infraestructuras de importación, transporte y almacenamiento, hasta las redes minoristas de las estaciones de servicio, obligadas a comprar determinado carburante (un gasolinero CEPSA sólo puede comprar gasolina a CEPSA). En Italia con AGIP (es decir la petrolera ENI) pasa lo mismo. En Alemania igual. Pero, por ejemplo, en Francia el 70% de los carburantes se venden en grandes superficies. En España poco más del 7%. Como demuestra este excelente paper del Dr. Jordi Perdiguero et al. sobre las petroleras españolas y la colusión, todo ello ha tenido efectos sobre la competencia.

¿Resultado? un mercado casi monopolístico, con márgenes puntuales en España de más de 20 céntimos de euro por litro, y que habrían subido un 31% en 2013 según dice la CNE; aunque los gasolineros dicen que no desde la AOP (si bien cierto que en 2006 reconocen que tenían márgenes de sólo 4 céntimos). Guste o no guste, la medida más capaz para la eficiencia en precios resulta por lo general. De hecho, la misma Comisión Nacional de la Competencia (CNC) en España lo decía así de claro: ˝Distintos indicadores de precios y de márgenes ponen de manifiesto una falta de competencia en el sector español“; luego daba varias recomendaciones para arreglar el desaguisado. En realidad, es el resultado lógico de la concentración empresarial ibérica en sectores estratégicos. Tras las privatizaciones de los años 90 (REPSOL, CLH, CEPSA) era necesaria una flexibilización del mercado y una liberalización de los agentes. No se hizo. Tras la liberalización vino la concentración, para generar los llamados “campeones nacionales” (ya se contó algo en este otro post), en detrimento de la competencia. Y es que para los consumidores sólo hay algo peor que un monopolio público: un monopolio privado. Como el gasolinero.

Dots

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Energy y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El cohete y la pluma, o la imposible bajada del precio de la gasolina

  1. Sea como fuere, es precisamente ese “efecto lunes” el que ha actuado de freno en el PVP de gasolina y gasóleo. Según afirma la CNE, “permite contener ligeramente el precio promedio de diciembre”, un mes en el que el gasóleo se abarató y la gasolina se mantuvo en línea con los niveles registrados en noviembre.

    • David Ruyet dijo:

      Muchas gracias Rodrik por su comentario y por seguir este blog. Es probable que estadísticamente sea cierto, pero entonces no es menos cierto que existiría una evidente manipulación y concertación de precios por parte del sector, excesivamente concentrado.

  2. Patrick dijo:

    David, aclararte que la metodología de recogida de datos para el Boletín petrolero de la UE y para el calculo de la inflación son diferentes. Para este último, la recogida de datos se realiza en base diaria. Respecto a la utilidad del Boletín Europeo para la comparación de precio, basta con leer el documento que adjuntas en tu entrada:
    “The Survey revealed that direct data comparison must be done with
    caution. Data comparability is hindered by four main factors. Firstly, the presence of
    discounts in the Member States is typically not reflected in the final price of motor fuels,
    despite the fact that fidelity discounts are widely spread. Only few countries in our sample,
    notably Denmark, Estonia, Ireland, Poland, Sweden and Slovakia, report prices with
    discounts. The most popular discounts are those applied to customers using products from
    certain oil companies. Other discounts, such as discounts for public transport or heavy goods
    vehicles are also extensively used. These discounts in most cases comprise a small part of the
    final price (1-3%), although in some countries the discount may be quite high (30%).
    A second source of discrepancy is the application of different methodologies in final price
    reporting. These methods range from simple arithmetic averages to different types of
    weighted averages.
    Thirdly, variation in biofuel component may lead to some differences in the final consumer
    price. The shares of biofuels in Member States vary (0-6%), while the price of biofuels is
    affected by different governmental policies (subsidies, tax exemptions). The cumulative effect
    on the price of motor fuels therefore is controversial: in countries, where share of biofuels is
    high and no measures are taken to decrease biofuel price (which is higher than price of
    conventional fuel), blending of biofuels for motor fuels augments the consumer price (e.g.
    Austria, Cyprus, and Greece). In countries where measures are taken to dampen the biofuel
    price (e.g. zero duties or lower taxes), blending of biofuels into motor fuels may decrease the
    price of the final product. However, the overall impact of biofuels blending on final consumer
    price of motor fuels at this stage is still very limited as the share of biofuels in most countries
    remains minor.
    Differences in taxation systems accounts for substantial variation in final consumer prices
    among Member States. VAT tax and excise duties are not uniform; in addition a number of
    countries apply specific fees or taxes (e.g. mineral oil tax, emergency stock fee, energy tax,
    carbon tax, state and regional authorities tax, etc.) affecting the final consumer price of motor
    fuels.”

    • David Ruyet dijo:

      Muchas gracias Patrick por su comentario. Coincido con su aporte: son metodologías diferentes. El problema no es si se calculan igual: es que la manipulación de precios de las gasolinas de forma colusiva acaba modificando indicadores que afectan a otros sectores, como la inflación. Lo del lunes ayuda. Si recuerda, el Ministro Soria pidió a las petroleras por televisión “arrimar el hombro para contener la inflación”. La idea era bajar el IPC y frenar el aumento en la actualización de las pensiones. Aquí tiene el link a la entrevista: http://www.rtve.es/noticias/20120912/soria-pide-esta-tarde-repsol-cepsa-bp-bajen-precios-para-controlar-inflacion/562885.shtml

      • Patrick dijo:

        Puedo imaginar la cara que se les quedo a los responsables de las petroleras, que después de la petición del ministro (con amenazas incluso de tomar medidas contra el interés del sector, como puede ser por ejemplo la congelación del precio de la bombona de butano) realizaron una contención de los precios y se encontraron con que el gobierno decidió no realizar la actualización de las pensiones. Sobre el famoso efecto cohete-pluma hay bibliográfica bastante contradictoria, por el ejemplo el Banco de España publicaba en el Boletín de Noviembre del 2008, en un articulo sobre “LA EVOLUCIÓN RECIENTE DE LOS PRECIOS DE LOS DERIVADOS DEL PETRÓLEO” exponia lo siguiente “Por último, cabe destacar que en ninguno de los países considerados se detecta la existencia de asimetrías en la transmisión de las bajadas y las subidas de precios del petróleo”. Los países estudiados fueron España, Alemania , Francia y Reino Unido.

  3. Pingback: Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s