‘Sandy’ y el cambio climático


Estados Unidos recibía aterrorizado hace unos días al huracán “Sandy”. Más de 110 muertos en la primera economía del mundo, en la misma zona que un año antes recibía al “Irene” (8 muertos entonces). Las inundaciones en calles, túneles y metro, y apagones paralizaron New York y partes de New Jersey, afectando a 24 estados americanos ese fatídico 29 de octubre. Por paralizar, incluso detuvieron las campañas de los entonces candidatos Mitt Romney y Barack Obama (éste ahora ya reelegido presidente). Viendo más allá del primer mundo, el “Sandy” devastó antes medio Caribe: Haití (54 muertos), Guatemala (52 muertos y 20 desaparecidos, coincidiendo con un terremoto), Cuba, Dominicana (2 muertos), Jamaica y Bahamas (aquí por suerte sin víctimas). La propia campaña presidencial (Obama y Romney lo mencionaron sin complejos: el miedo siempre convence) y la prensa en general han insinuado la relación del “Sandy” con el calentamiento global. “It’s the global warming, stupid” titulaba Businessweek, pero ¿realmente hay relación entre este tipo de eventos?

En primer lugar, ¿Por qué fue el “Sandy” tan devastador?
 Por una perogrullada tal como que era un huracán enorme. Una tormenta tropical originada en el cálido Caribe, frente a Venezuela, que a medida que avanzaba hacia el norte iba alimentándose de las anormalmente calientes aguas del Atlántico. Poco a poco, iba aumentando en intensidad de lluvias y tormentas hasta toparse con un frente muy frío proveniente del Canadá y generar una supertormenta huracanada de 1.900 km de diámetro, con vientos de más de 120 km/h, que llegaron a ser de 280 km/h en el centro de la tormenta.  Pero ¿Esto es normal? Relativamente. Lo habitual es que estas tormentas se disipen en el mar; pero, en este caso, un sistema de altas presiones en Groenlandia (o sea, anormalmente caliente) la ha llevado hacia el interior. Así, al colisionar la masa de la tormenta caliente con el sistema frió sobre Estado Unidos, se ha formado una cosa tan extraña como un huracán tropical con alarmas de nieve. Si a eso le sumamos la luna llena (nada que ver con los hombres lobo), que eleva las mareas por encima del promedio, pues ya tiene un escenario extremo.

Buenísimo, pero… ¿eso tiene relación o no con el calentamiento global?
La respuesta está en algún punto entre el “ALGO” y el “BASTANTE”. Es muy difícil establecer relaciones causa-efecto en la meteorología. El clima es un sistema caótico por definición; multivariable, no lineal e interdependiente. Es inexacto aplicar un razonamiento mecanicista de “A implica B”. Aunque, en el fondo, eso daría igual si creemos lo que apunta George Lakoff, el famoso lingüista del “No pienses en un elefante” (¿en qué está pensando ahora? curioso ¿no?). Con el término “causalidad sistémica” explica Lakoff como en ocasiones asociamos elementos que afectan sólo parcialmente a algo como fuesen totalmente responsables de su totalidad. Por ejemplo, cita Lakoff, el tabaco causa el cáncer de pulmón. Bueno, el tabaco y más cosas ¿no? Da igual: el tabaco causa sistémicamente el cáncer de pulmón. Pues para Lakoff con el cambio climático y el “Sandy” ocurre lo mismo. Tiene sentido.

Saliendo de la subjetividad, en climatología tan importante como la magnitud es… la frecuencia. Reformulemos, pues, la pregunta anterior: “¿Habrán más episodios meteorológicos extremos debido al cambio climático?” entonces la respuesta es “SÍ”. Sin duda. En un post anterior (¡de 6 de octubre!) ya se hablaba de esa mayor frecuencia esperable para lo climas calurosos y de su afectación. Decía Andrew Cuomo, gobernador del estado de New York: “We have a 100-year flood every two years now”. Y los estudios parece que le dan la razón. Hace unos meses un equipo de investigadores publicaba en Nature un artículo donde se demostraba que el número de grandes tormentas ha aumentado en frecuencia desde 1923; es más, detectaba que los episodios extremos son unas dos veces más probablse en años más cálidos que en los fríos. Luego piense en este pasado verano de 2012 y el episodio de anormal deshielo Ártico. En principio, esas aguas dulces más cálidas podrían alterar el flujo de la corriente en chorro que rodea el hemisferio norte, aumentando la temperatura del agua del Atlántico Norte.  ¿Tendrá relación ello con el “Irene” y el “Sandy” y las enorme tormentas de invierno que han golpeado el noreste americano en los últimos años?

Porque las aguas atlánticas estaban unos 3ºC por encima de lo esperable, mientras al efecto consolidado del cambio climático sólo se le atribuiría unos 0,6ºC de incremento, pero eso “increases the risk of future enhancements in hurricane activity” (es lo que dice Kevin Trenberth, del NCAR americano en Boulder , Colorado). Está también el esperable aumento del nivel del mar debido al calentamiento global. En un estudio de Nature de febrero, científicos del MIT y de Princeton indicaban que los efectos combinados de este nuevo clima y un aumento de 1 metro en el mar podrían significar que los niveles de hace 100 años de eventos extremos se producen ahora entre cada 3 y 20 años… ¡¡¡para New York!!! O sea que cada 20 años (como poco) deberían esperar un “Sandy”, y eso no quiere decir que el próximo vendrá en 19 años… Encima, la costa noroeste americana está llena de pequeñas bahías, ensenadas, zonas bajas… es muy vulnerable y ¡tiene 500 kilómetros de costa!

¿Se imaginan los costes económicos y ambientales de proteger con diques toda ese área? En Louisiana hicieron algo parecido para contener el crudo del vértido de petróleo de la Deepwater Horizon de BP (no está de más recordar al responsable, por si la próxima vez que reposta gasolina se lo piensa). Pues establecer un dique (horrible) de arena de unos 70 kilómetros costó 360 millones de dólares. El coste es bajo para salvar vidas humanas pero… ¿no los podemos gastar en otra cosa? Porque si le importa un bledo la meteorología, hablemos de dinero. El “Sandy” va a costar más de 50.000 millones de dólares de coste de una catástrofe que… ¡pagaremos todos! En Estados Unidos no hay consorcio general de seguros, por lo esas enormes indemnizaciones las pagarán (a los que estuviesen asegurados) las compañías privadas. Calcule que más o menos la mitad del daño. De ahí, se extenderá ese coste a las primas de seguros del resto del mundo, en un negocio en que los agentes de aseguran y contraseguran. El “Irene” en 2011 causó pérdidas de 6.000 millones de dólares (esas aseguradas, el resto…). En otro post se hablaba de como Munich Re advertía de esto. Hoy por hoy, pocas aseguradoras creen formalmente que el cambio climático genere una prima de riesgo adicional. Pero mucho me temo que en la costa noroeste americana, más de uno, el año que viene contrata un seguro para su casa. Y bien gordo.

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Cambio Climático y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ‘Sandy’ y el cambio climático

  1. Pingback: ‘Sandy’ y el cambio climático

  2. fran dijo:

    Encima, la costa noroeste americana está llena de pequeñas bahías, ensenadas, zonas bajas… es muy vulnerable y ¡tiene 500 kilómetros de costa!
    >>> ¿Sólo 500 km?
    “¿Habrán más episodios meteorológicos extremos debido al cambio climático?”
    >>> “Habra” creo que es más correcto.
    Hay algún que otro fallo de redacción pero por lo demás excelente post y excelente blog.
    A favoritos. Un saludo.

  3. Pingback: El mundo es VUCA | el blog de David Ruyet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s