Ejércitos “green” y soldados sostenibles ¿Estupidez o necesidad?


¿Qué es la sostenibilidad? Además de una de las palabras más exageradamente utilizadas en lo poquito que llevamos de Siglo XXI, es una forma de hacer y entender las cosas. La palabra se usó por primera vez modernamente en el llamado “Informe Brundtland”. En 1987 la ONU encargó a una comisión internacional liderada por la Doctora Gro Harlem Brundtland un informe socioeconómico sobre el futuro desarrollo del planeta. El documento se tituló “Our Common Future“, aunque, a la práctica, tomó el nombre de la Dra. Brundtland. El hecho es que es reconocido por definir por primera vez eso del “desarrollo sostenible” (o sustentable): “aquél que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones“. Pero si me tengo que quedar con una definición, no creo que nadie mejore la que dio un delegado africano en 2002 durante la conferencia Rio+10 en Johannesburg. ¿Qué es la sostenibilidad? Simple: “ENOUGH – FOR ALL – FOREVER”. Genial. Comprimido, sucinto y perfecto como un poético haiku japonés. “SUFICIENTE – PARA TODOS – PARA SIEMPRE”. No puede ser más sencillo y más perfecto. Así es imposible equivocarse ¿no?

Pues igual no es tan sencillo. Y si no, a ver cómo interpreta las prácticas sostenibles de la marina militar americana, la US NAVY. Y no me crea antiamericano. En absoluto. Unos tipos que incluyen entre sus ciudadanos a la fascinante Scarlett Johansson, a mi venerado Cormac McCarthy o mi admirado Thomas A. Edison, gozan y gozarán de mi simpatía. Creo que la competencia es buena, y los americanos son competencia y competitividad. Y eso me gusta. La cuestión es que a algún tipo se le ocurrió pensar porqué el ejército no podía incorporar prácticas sostenibles. Pues éste se lo debió contar a otro, que mandaba más, y le dieron presupuesto. Y otro, por encima de aquél, aprobó el plan y así, poco a poco, la historia debió ir subiendo en la cadena de mando, y hoy existe una “GREAT GREEN FLOAT“, o sea… una flota de guerra “green”… Con su logo (verde, por supuesto) y todo. Se trata de un conjunto de navíos de guerra y aviones de combate con base en el USS Nimitz (uno de los mayores portaaviones del mundo, con un amplio historial bélico en varias conflictos), que testean el funcionamiento de la flota de guerra mediante el uso de biocombustibles obtenidos a partir de algas y aceites de cocina reciclados.

Si se ha repuesto del shock (a mí me costó cuando lo leí por casualidad en Reuters) y sigue leyendo, sepa que hace poco más de un mes se realizó una de las primeras pruebas de la “Great Green Float” en el Pacífico. En esas maniobras participaron, además del USS Nimitz, dos destructores (el USS Chafee y el USS Chung Hoon), un crucero (el USS Princeton) y varios F-18A Super Hornet y helicópteros Seahawk, todos alimentados con biocombustibles; incluso un misil guiado utilizó combustible “green”. La factura del citado biofuel costó 12 millones de dólares, usando 189 millones de litros mezclado al 50% con fuel convencional. Igual pensará que esto es bastante raro y que seguro que han habido descontentos. Las mayores protestas han venido de los políticos republicanos, así que… desconfíe. Las quejas de varios senadores de estados petroleros, han sido lideradas por John McCain. La principal reclamación ha ido en la línea de no gastar más de lo que toca, en lo que creen que no toca. De paso, se le patea el culo a Obama, que así impulsaba el sector de los biocombustibles americano. Recuerde que el historial de Obama con las renovables no ha sido muy lucido, como con el caso Solyndra (aquí el post). Con las algas para biocombustibles algunos han querido buscar cosas raras.

Pero es que las prácticas de incorporar las energías renovables en el ejército americano no se limitan a este test de biocombustibles. Por ejemplo, el USMC (o sea los Marines, ya sabe la infantería de marina americana, probablemente los soldados más famosos del planeta) han integrado el uso de la energía solar en sus equipos militares. La “USMC Expeditionary Energy Strategy“. En otras palabras, conseguir equipos más autónomos de suministro energético en el campo de batalla. Según el manual desclasificado de los Marines sobre agua, energía y residuos, un menor uso de los recursos permite soldados “más ligeros y rápidos“, con mayor “self-sufficiency” y menor “foot print on the battlefield“. 

¿Cómo? pues por ejemplo, con paneles solares flexibles usados en Helmand (Afganistán) para recargar equipos pequeños como radios de campaña, módulos solares autónomos para suministro eléctrico individual, instalaciones solares en las bases de la retaguardia, grandes lonas de camuflaje con paneles solares incorporados, containers solares-eólicos móviles para generación eléctrica, como el Skybuilt… Piense que si los soldados llevan menos baterías en las mochilas se puede llevar más munición, por ejemplo. Y llevan muchas: una patrulla de ocho soldados, que avance unas 40 horas, necesitará 60 kg de baterías… ¡de hasta 7 modelos diferentes! Incluso han pensado en incorporar paneles solares en mochilas y fundas de teléfono. Lo que sea. Todos esos chismes se prueban antes en el ExFOB (Experimental Forward Operating Base), una vez que el E2O de los USMC lo ha estudiado previamente. Y parece que la cosa tiene éxito: los mandos en Afganistán solicitan estos equipos. Y no sólo son los americanos: los soldados australianos también han incorporado células fotovoltaicas a sus equipos de combate.

¿Qué es esto, en realidad? ¿un estudiado Green marketing? ¿un evidente Greenwash? Al margen si el uso de la fuerza es la mejor estrategia para la solución de conflictos (que está claro que con menor ejércitos y armas nos iría mejor), y si tiene sentido defender misiles sostenibles de destrucción masiva (lo que sería una idiotez), lo cierto es que la US NAVY es el primer consumidor individual de combustible fósil del planeta y la incorporación de energías renovables (piense mejor en “autosuministro mediante recursos energéticos locales” más que en otras cosas) puede, además del ahorro, permitir al USMC “saving lives”. No es ninguna tontería: más de 3.000 soldados americanos habrían caído en el transporte de suministros en Afganistán e Iraq en emboscadas a los convoyes. La idea es reducir un 50% el uso de energía en el frente, con un menor flujo de aprovisionamientos, que evita poner muchos soldados en peligro, porque, más o menos, los equipos en campaña vienen a consumir el 32% de toda la energía del ejercito (aviones y helicópteros el 46%: ahora entiende lo de los biofuels). Marketing poco: presupuesto puro y duro.

Porque, además de la mejor eficiencia como recuerda el gurú de la energía Amory Lovins (el del segundo informe del Club de Roma de 1998 y del famoso modelo “Factor 4“) esta “desmaterialización” de la tropa (menos peso, menor materiales, menos recursos) es una excelente estrategia competitiva. Pero es que, por otro lado, ni siquiera el Pentágono americano puede abstraerse a este época de austeridad global que vivimos, y en 2008 ya decían “More Figth – Less Fuel“. Lo cierto es que el logo de la “Green Fleet” dice “Energy Security” y no otras cosas. Eso sí sería coherente con la megatrend del ahorro energético. Es lo que Maggie Koerth-Baker nos cuenta en “Before the lights go out” (ya se contó en otro post). No se trata de salvar al planeta (dice) se trata de ahorrar energía o lo que es lo mismo: dinero. Y ya ve que lo de la “sostenibilidad” no aparece por ningún lado. Y si Estados Unidos sigue sin apostar por la lucha global por el cambio climático (el 40% de sus ciudadanos lo niega), es uno de los países con mayor tasa de ahorro energético del planeta. Piense que desde el año 2006 ha reducido sus emisiones un 7.7%. A su rollo, eso sí. El pragmatismo al extremo. Excelente idea, esa de consumir menos energía, incluso siendo militar. A ver si, ya puestos y ahora que parece ser que repiensan el negocio, se dejan de pegar tiros. Los buenos o los malos. Todos.

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Energy y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Ejércitos “green” y soldados sostenibles ¿Estupidez o necesidad?

  1. Sylvia dijo:

    Muy divertida me ha hecho gracia el tono.:))

  2. alabaiko dijo:

    Buen artículo. Cuesta un poco seguir tus publicaciones si las llenas tanto de enlaces a veces no tan relevantes, bueno, sólo una opinión constructiva. Felicitaciones

  3. 3.000 bajas se refiere a la suma de Afganistán e Iraq. Ya me parecían muchas sólo para Afganistán.

    Las bajas por ataques a convoyes no son tontería. Hay que lleva agua, comida y mucho combustible (vehículos y generadores) a lugares remotos.

  4. Reblogged this on + Eficiencia Energética inversión = 0 and commented:
    Como siempre acertado y muy bien documentado. ¡Enhorabuena y gracias!

  5. ¡Gracias David! Acertado y bien documentado, una fuente de información fundamental. Eres un crack.

  6. lluisalonso dijo:

    Hola David, no sólo el trend está en la energía, si no que están empezando con el agua, problema que no tenia mucha solución hasta el momento, lo ha solucionado una compañía Israelí.
    http://nocamels.com/2012/02/israeli-technology-turns-air-into-drinking-water-for-military-troops/

    Lo importante de toda la película, es que los avances, tarde o temprano llegan a toda la población, o no…

    Agradecido por tu blog,

    Lius

  7. Juan Miguel Salvador dijo:

    En el párrafo final dices que EEUU “es uno de los países con mayor tasa de ahorro energético”, y pones un enlace. Lée dicho enlace y comprobarás que ilustra que EEUU es uno de los países con MENOR eficiencia energética, en concreto el noveno peor entre las doce mayores economías.

    • David Ruyet dijo:

      Efectivamente, Juan Miguel, USA rankea en el lugar 9º de la clasificación del ACREE aunque si cuenta que la UE puntúa como conjunto de países o de forma individual, algún puesto gana. A mi me sigue pareciendo una buena tasa por dos razones: porque lo que les hace caer es la movilidad (ese tiene dificil arreglo en el modelo urbanístico difuso americano) y porque otros muchos países con políticas top-down en ahorro y eficiencia ni siquiera están: España, Holanda, Suecia, Noruega, Finlandia, Austria,… de todas formas es cuestión de matiz. Muchas gracias por su comentario y por seguir este blog.

  8. Juan dijo:

    “Y si Estados Unidos sigue sin apostar por la lucha global por el cambio climático (el 40% de sus ciudadanos lo niega)”

    No me extraña que el 40% sea tan poco perceptivo, con sus A/C y estando todo el día en casa, en la oficina o en el coche… ¿qué cambio climático van a notar?. Entiendo que sea un país competente, cómo has comentado, pero la mayoría de la población necesita una inyección de cultura e información internacional ¡urgente!

    “Excelente idea, esa de consumir menos energía, incluso siendo militar. A ver si, ya puestos y ahora que parece ser que repiensan el negocio, se dejan de pegar tiros. Los buenos o los malos. Todos. ”

    Me ha gustado mucho esta frase con la que finalizas el artículo, incluso hubiera añadido: quizás cuando se den cuenta de que las guerras son muy caras… mejor invertir en Durex.

    Saludos.

  9. Carlos Reig dijo:

    Puedo estar mas a favor o en contra del modelo americano, pero después de la lectura, lo que sí que queda claro es que esa gente no para de pensar y darle al tarro y eso es de admirar, se mire por donde se mire.
    Un abrazo, David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s