El gran apagón indio


Fuente: AP

El martes pasado la India sufrió su segundo gran apagón en 2 días. De sus 1.210 millones de habitantes, más de 600 millones se quedaron sin electricidad el 31 de julio en el norte y este del país, y con temperaturas de más de 30ºC. Un fallo en una subestación de la ciudad de Agra (donde está el Taj Mahal) se propagó por 19 estados; se paralizaron trenes (con 300.000 pasajeros tirados en ellos), suspendiendo el servicio del metro de Delhi y Calcuta, se interrumpieron la actividad de casi todas las grandes infraestructuras del país: hospitales, plantas de tratamiento de agua, industrias… Se generaron múltiples atascos: la carretera Delhi-Gurgaon se bloqueó con más de un millón de conductores en sus coches. Incluso en una mina de Bengala quedaron atrapados 200 mineros que, felizmente, pudieron abandonar sin más que el susto. Un día antes, el lunes, más de 300 millones de personas, en 14 estados, fueron afectadas por otro apagón, también en el norte, producido a las dos de la madrugada. Tras unas doce horas la estatal Power Grid Systems Corp. informó que la operación en Delhi se restauraba, pero la cosa fue a peor… al día siguiente.

Para entender la magnitud del suceso, equivale a que el 10% de la población mundial se quedara sin electricidad. Es el peor apagón de la historia. En febrero de 2009 hubo otro enorme “blackout” en Estados Unidos, que sólo afectó a 50 millones de personas. Ese mismo año hubo otro entre Brasil y Paraguay que, tras la caída de la hidroeléctrica de Itaipú, dejó sin suministro a 90 millones de abonados a las diez de la noche. El pánico fue tal que en Río y Sao Paulo se movilizó a los soldados que, fusil en mano, apatrullaron la ciudad. El de 2005 en Indonesia, entre las islas de Java y Bali, dejó sin luz a 120 millones de personas. Aún recuerdo el de septiembre del año 2003 en Italia, por los SMS con los que iba informando il Cavaliere, y que algunos amigos italianos me mostraron. Pero, seguramente, el blackout más famoso fue el del 19 de noviembre de 1965, que dejó sin luz a cerca de un millón de newyorkers, y que originó la leyenda urbana de un “baby boom” en Nueva York nueve meses después. Qué más les hubiese gustado a algunos…

A pesar del récord, el apagón indio no fue algo inesperado. Con sólo el 80% del país electrificado, la India padece una escasez crónica de energía. Y hay que suministrar a esos 400 millones de personas que no conocen la electricidad y proveer combustibles para ese nuevo millón y medio de automóviles (sí, lo leyó bien: 1.500.000) que cada mes se matriculan. Muchas ciudades sufren con regularidad cortes temporales en el suministro eléctrico, y un total blackout genera un debate sobre cómo seguir creciendo. La India consumía 15 kWh por persona en 1950, y pasó a consumir unos 470 kWh en 2007… Los chinos el triple. India aún es el país 160 del mundo en consumo eléctrico per cápita.

¿Qué precisan para seguir creciendo? Aumentar su capacidad instalada. El Ministry of Power indio ha ido desarrollando planes quinquenales que si bien han tenido éxitos económicos, no han cumplido los objetivos energéticos. El Eight Energy Sector Plan (1992-1997) buscaba “Strengthening the infrastructure (energy, transport, irrigation, communication) in order to support the- growth process on a sustainable basis” instalando 40 GW, se quedó en poco más de 17 GW. El Ninth (1997-2002) que aspiraba a 42 nuevos GW “ensuring environmental sustainability of the development process through social mobilization and participation of people at all levels”, no instaló más que 19 GW. El Tenth (2002-2007) se quedó en 20,5 GW de los 41 GW previstos. En pocas palabras, todos sus planes de desarrollo de nueva potencia se han quedado a medias. Y ahora se nota ese déficit de capacidad, y que de “sustainable“, más buen poco. Con 208 GW instalados (en 1947 sólo tenía 1,5 GW), el país sigue creciendo (aunque ¡cuidado! del 9,3% de 2010 se ha pasado a un 5,3% de PIB en 2012, sin los dos dígitos de 2004-2008) pero muchas infraestructuras ya no dan más de sí. Eso sin olvidar que el 80% del sector eléctrico indio es público.

Fuente: National Geographic

¿Y qué ocurre si no desarrollas nuevas infraestructuras energéticas? Dos cosas: por un lado, sobreexplotas las que tienes (redes, subestaciones, centrales eléctricas); piense que las pérdidas eléctricas han aumentado del 22% al 25% en menos de diez años; por otro, sigues apostando por las energías fósiles (tus centrales viejas queman más carbón o gas, yendo a mayores factores de carga). Ello explica que la India ha aumentado sus emisiones de gases de efecto invernadero un 58% en 1994-2007, en especial en el sector energético (la mitad). En India el carbón es el 70%, la hidroeléctrica el 14% y el gas natural el 10% de la matriz energética. La demanda de energía crece, y se apuesta por el carbón (ya lo vio en el anterior post). Pero hay también un “apagón” en el carbón, pues buena parte del mismo es autóctono. Cuando el año pasado decidieron cerrar algunas minas por problemas ambientales (en las zonas “no-go), empezaron los “shortages” de carbón, la escalada de precios por el carbón indonesio importado y, de paso, las broncas entre el ministerio, los ecologistas y la industria. Ya sabe: a mayor renta, mayor preocupación ambiental. “Qué sucio” dicen unos; “así no creceremos” dicen los otros. Lo de siempre.

Pero lo que llama la atención del apagón del lunes 30 es que ocurrió a las 2:35 AM. Esas son las “horas-valle“, lejos de las llamadas “horas-pico“, de mayor demanda (que suelen ser las del mediodía, por lo general). No es lógico. Pero es que ante la falta de capacidad instalada, las políticas energéticas de la India han generado un tipo diferente de demanda. Durante el día, los clientes industriales (el 38%) sólo pueden consumir una cantidad limitada de energía ¡porque el gran consumo en India se produce en el sector doméstico! Pero después de las 10 PM la restricción se retira, y se les permite consumir todo lo que quieren a las industrias. Se buscó trasladar parte de la demanda del día a la noche para evitar que coincidiesen los consumos industriales y domésticos, pero ni así. Hay un déficit energético que el NBR ya ha denunciado, y que la CEA (Central Electricity Authority) considera del 8-12%.

Fuente: Indian Institute of Tropical Meteorology

¿Y cómo se agravan estos efectos? Con la falta de lluvias: sólo en este 2012 han sido el 10% menos. La dependencia de las lluvias estacionales de la India es única. Los famosos monzones, impredecibles e irregulares, les proporcionan el 80% del agua de lluvia. No olvide que es una de las regiones del planeta con mayores problemas de acceso al agua dulce (y piense que el 25% del PIB indio es agrícola, y ocupa al 70% de la población). Esa menor precipitación ha obligado a los agricultores han debido a bombear agua de pozos más profundos (60 metros de profundidad en el Punjab y hasta 200 en Gujarat) y eso aumenta el consumo eléctrico y de combustible en grupos diesel. ¿Adivinan a quién culparon del apagón los de las eléctricas del norte? pues a los estados agrícolas vecinos a Delhi. Pero es que los últimos 30 años (puede ver el gráfico de arriba del Indian Insitute of Tropican Meteorology) han constituido una serie de menores precipitaciones. Según Scientific American un 20% menos. ¿Adivina qué estados dependen más de la energía hidroeléctrica? Correcto. Los del norte en un 28% (el doble de la media del país).

¿Ha sido el cambio climático? Bueno, no directamente; aunque muchos entienden que sí. Esto no es un causa-efecto mecanicista (si es que algo lo es). Pero lo cierto es que las series extremas aumentarán. El cambio climático conllevará, en realidad, incertidumbre climática, y esa es la manifestación de los cambios en la meteorología: más años de sequía, más con inundaciones; las regiones húmedas, más húmedas y las secas, más secas. Las políticas energéticas indias agravarán, sin duda, esos efectos. Localmente, pues la dependencia climática de todo el sudeste asiático es muy elevada, pero la afectación es, en realidad, global. La salida de la India de la encrucijada es cambiar, apostando por un modelo menos intensivo en carbono. ¿Cómo? Por ejemplo, importando energía hidroeléctrica de Bután (como con la nueva central de 1 GW de Tala), apostando por la energía solar en aplicaciones off-grid, o -eso ya es más bestia, para ellos, tan hindues- aceptando inversiones pakistanies -tan musulmanes-. No será por opciones. Igual el apagón más grande de la historia cambia algunas ideas. Que sea para bien. Námaste.

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Cambio Climático, Energy y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El gran apagón indio

  1. Jaime Oro dijo:

    Si en India entre porquería y críos ya es difícil no tropezar, imagínate sin luz…

  2. Enrique L. Caso Alonso dijo:

    Estimado Sr.Ruyet con su permiso cuelgo su artículo en la web “Crisis Energética” en el hilo de apagones
    Gracias por su trabajo, del que me beneficio.

    • David Ruyet dijo:

      Por supuesto, Enrique, que este post queda a su entera disposición: si se fija este blog es Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/deed.es_ES) por lo que es usted libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra a quién le parezca, incluso de remezclarla o transformarla. En cualquier caso, le ruego respecte las condiciones siguientes: debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciador (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o apoyan el uso que hace de su obra); no puede utilizar esta obra para fines comerciales y si altera o transforma esta obra, o genera una derivada, sólo puede distribuir la generada bajo una licencia idéntica a ésta, es decir que debe hacerla libre a terceros también. Seguro que es el caso. Gracias por seguir este blog.

  3. Pingback: El gran apagón indio | La Cebolla

  4. Sylvia dijo:

    Muy interesante,

  5. Pingback: Y a la India se le fundieron los plomos | Guerras Posmodernas

  6. Reblogged this on + Eficiencia Energética inversión = 0 and commented:
    Si sumamos las carencias energéticas de los Países que, como la India, más crecen nos damos cuenta de la importancia de las energías renovables.

  7. Pingback: Climas extremos llegados para quedarse | el blog de David Ruyet

  8. Lo malo no es que hayan cortes de luz porque se sabe que puede haber cortes de energía en cualquier momento, lo preocupante es la cantidad de apagones que hay en tan poco tiempo y lo peor es que la duración de estos bajones de energía es muy extensa, es decir que puede durar varios días. Sería bueno que las autoridades encargadas del suministro eléctrico mejoren el servicio de energía eléctrica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s