7 cosillas energéticas que me ponen nervioso (post terapéutico y festivo)


1 ) Recogida selectiva de residuos: la teoría es bien conocida, pero la práctica… que no llego, vaya. Separar en origen es lo más guay del mundo, vale; que facilita la gestión y tratamiento de residuos en tiempo, coste y recursos, también. Pero no doy para más. Mi cabeza sólo puede almacenar cartón-vidrio-plástico-resto. Y porque hay colores; pero uno es así de bruto. Me disculparán, pero si encuentro más cajas que muebles en la cocina, me bloqueo y soy incapaz de descifrar dónde carajo va la espuma de poliuretano. Lo siento, pero que a partir de la quinta categoría no cuenten conmigo. Como que no estoy motivado… ¿Será que uno sabe que, separado aluminio y orgánico, el resto se suele incinerar a la brava para hacer energía eléctrica y se quedan tan panchos? Será eso.

2 ) kW/h: cuando lo descubro en un texto dejo de leer. Parece inofensivo. “kW/h”. Pero es una auténtica arma de destrucción masiva (del rigor). Si no entienden lo del kWh, ¿como van a entender el resto? Y es tan fácil… Mire: “kWh” o “kilowatt-hora”; hasta “kilovatio-hora” sería aceptable. Pero cuando veo el quebrado ese, así sin más, me pongo verde, segrego extrañas hormonas, aumento mi masa muscular al triple y mis pantalones quedan hechos trizas. A estas alturas, y aún se confunden potencia (la capacidad de poder hacer trabajo) y energía (el trabajo realizado). Pero si es muy facilito: el funcionamiento de un motor de 1 kW de potencia en una hora genera 1 kWh. Una plancha de 1 kW de potencia en una hora consume 1 kWh de electricidad. ¿“kW/h”? No gracias.

3 ) Potencia renovable: por esta no me disculpo. Y es que no es lo mismo que el viento o el sol sean previsibles, que sean programables. Queremos energía para calentarnos o enfriarnos, para leer, para iluminar, para accionar máquinas… ¡cuando nos da la gana, no quizás, ni a lo mejor, ni con suerte!. A eso se le llama potencia: capacidad de hacer trabajo; por eso y porque no se puede programar, la potencia renovable tiende a ser la práctica de 0. Patatero. Pero la energía no. Y porque no es programable, no podemos sustituir toda la potencia en gas o carbón por renovables si no se pensamos en cómo lograr su almacenamiento (en embalses, mediante hidrógeno,… lo que sea). Por eso los mil millones de estudios que circulan por ahí sobre un mundo donde la generación es 100% renovable son tan flojos. Bastaría con uno que nos contase cómo podemos  almacenar la potencia eléctrica de origen renovable (o sea, la no programable) para usarla a voluntad. Si es muy caro, tampoco vale. A mí les aseguro que me chiflaría.

4 ) Energía buena y energía mala: Ni Coco, el bicho azul de los espasmos de Barrio Sésamo, se atrevió con algo tan profundo. ¿Le recuerdan? A saber: grande/pequeño (pues sí, el tamaño importa en la energía: más grande suele tener mejor rendimiento); cerca/lejos (transportamos energía a alta tensión para evitar pérdidas; y consumirla dónde se genera las reduce enormemente) o dentro/fuera (no comments). Pues algunos reparten “bueno” o “malo” a las tecnologías. La solar es buena. La nuclear es malísima. El carbón es supermalo. El gas natural es regular. La biomasa muy bien no se sabe, pero como va de árboles y plantes seguramente será buena ¿no?. La eólica es buena en otro pueblo. La eólica es mala en mi pueblo. Si estas son las respuestas ¿cuál era la pregunta? ¿Bueno o malo?  Menuda memez. Algún día Coco volverá, pero como el Sheriff Coco; montado en la Jaca Paca (que era más lista que él), y les va a dar a todos moralistas energéticos estos pa’l pelo.

5) Al Gore: Les confieso que el tipo me agota. Detesto la suficiencia y lo dramático, y casi todas las intervenciones de Al Gore (así, en cursiva) son suficientes y dramáticas (le salvo en lo de internet, pero porqué Al Gore en el fondo aún no era Al Gore). ¿Que es muy listo? Mola. ¿Que le timaron unas elecciones? Seguro que sí ¿Qué es un premio Nobel? Anda tú, que chulo. Lea aseguro que no me interesa mucho lo que dice. En realidad, Al Gore es la imagen de marca de un cierto colectivo que antepone el miedo al rigor; la catástrofe, a las soluciones; un discurso único, al pensar diferente. “El cambio climático es EL PROBLEMA“. Pues no. Sin duda es un problemón y que, por su propia dinámica, incluye y resume a muchos otros… Pero hay algunos más. Y muy graves, como para sólo mirar ahí. No dejemos de hacer cosas, pero -por favor- no se olviden del resto. Miren en Haití si quieren ¿Alguien se acuerda de Haití?

6) La energía nuclear: Mi verdadero coco. He intentado huir de ella, pero siempre me atrapa. Toda la física nuclear que he leído (y les juro que he leído mucha) me parece un coñazo. En realidad, para más guasa, mi especialidad  en ingeniería fue la nuclear. Los nucleares comme il faut me podrán decir que, en el fondo nunca entendí nada, pero no están en lo cierto: es que me largué por patas, porque me aburría soberamente. On ne donne pas de la confiture aux cochons, dicen los franceses. Igual es que no la sé apreciar. Que me llamen burro si les place. Pero es que todo eso de las alfas, las betas, las gammas, la actividad, el reactor, el moderador,… y todo eso, es mucho y muy largo; y, al final, la vida es tan corta… Pero estoy en ello a nivel usuario; que nadie se alarme.

7) Justicia energética: Tengo la impresión de que algunos disfrutan con lo de “crisis energética” o lo de “fin del petróleo”… Y créanme si les digo que un cambio de modelo energético es un problemón. Pero no un problemón cualquiera: un pedazo de problemón. Es algo de una complejidad terrible: cambian formas sociales, se destruyen empresas y empleos, se arruinan economías, se crea incertidumbre y, al final, la mayoría pierde. Casi de golpe. Y no para mejor. Quedarse sin petróleo (del barato, que es lo mismo sin petróleo para todos) es un drama, pues difícilmente encontraríamos un sustitutivo de la misma densidad energética a suficiente velocidad. Nuevos pobres; modernos sí, pero pobres. ¿Se imagina que le regalen el coche para que compre la gasolina? Como con los teléfonos móviles. Pues va de eso. Por eso es tan trágico que algunos lleguen a disfrutar creyendo que, con el caos, la escasez y la miseria, por fin entonces tendrán razón. Igual hasta queda alguien para dársela.

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Energy y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 7 cosillas energéticas que me ponen nervioso (post terapéutico y festivo)

  1. enric dijo:

    jo inclouria la velocitat variable subjecte als cicles anticiclonics, el bicing i els arbres de nadal ecologics…

    • David Ruyet dijo:

      Enric, gracias por su comentario. Ciertamente alguno de los elementos que comenta, más que nervioso, ponen histérico. Cada uno a su escala. De hecho, para mí, en su lista hay un poco de todo.

      No obstante, reconozco que el que me parece más racional es el de limitar la velocidad de los vehículos en el entorno del área metropolitana si aparece el anticiclón. La concentración de partículas y NOx en el entorno de Barcelona es enorme: puerto, aeropuerto, trafico rodado, nulo transporte de mercancías… Además, Barcelona no es Londres: llueve poco y cuando llueve, llueve mucho. Por eso su atmosfera está siempre más sucia comparativamente. Si llegan las altas presiones y se reduce el viento, hay que reducir emisiones… Cosas del Mediterráneo.

      Lo del “bicing” (sistemas de alquiler abierto de bicicletas en las ciudades) me hace pensar si se confunde el “facilitar” el acceso de la bicicleta al entorno urbano con el “subvencionar” bicicletas. Creo que es un razonamiento que va en una dirección, pero no en otra. “Regalar” bicicletas no tiene porqué aumentar su uso; además, el coste de la bicicleta, por ejemplo en Barcelona, cuesta unos 15 millones de euros al año. Carísimo. De hecho, centrándose en Cataluña, el servicio ha tenido éxito desigual. El mejor ejemplo es el de Terrassa: cuando era gratis, 7000 usuarios. Cuando hicieron pagar: 100; eso me hace pensar en que no se trata del formato sino del coste para el usuario. Que si los camellos fuesen gratis, pues la gente iría en camello, vaya. Sin embargo, aún no lo tengo claro, porque en Barcelona y en Girona parece que la cosa sí ha funcionado (en viajes, coste aparte). La duda es si trasladar usuario del transporte público al bicing conlleva recaudar menos en un sentido que en otro y el coste global acaba siendo mayor. Que no lo tengo claro. Supongo que en algunos sitios sí funcionará, y en otros no según nivel socioeconómico, cultura, orografía y alternativas existentes de transporte.

      Lo de los árboles de navidad ecológicos de Barcelona me parece, directamente, un caso de patología psiquiátrica en los dirigentes municipales de la ciudad. Descartado el contagio vírico, precisa de diagnóstico, atención y seguimiento médicos y, de no mejorar, medicación. O que lean más. “El Zoo de Pitus” o “Geronimo Stilton” por ejemplo.

      Ya ve, Enric. Como en botica, un poco de todo. Gracias por comentar.

  2. Raul dijo:

    Fantastico blog David !!! Comparto tus comentarios sobre la nuclear…. tantas noches en la sala de estudio de la ETSEIB intentando contar neutrinos y leptones todavia me atormentan hoy… Me gustaria tu opinion sobre otro de las cosillas energeticas que me intrigan: existe realmente, o no, un ahorro energetico por cambiar los horarios de verano/invierno?. Y quien ha tirado las cuentas?… Personalmente yo creo que para algo debe de valer…pero recuerdo que mi primer jefe, Pepe, de Elecnor (un ingeniero vasco del ICAI) mantenia la teoria de que ni ahorro energetico ni ostias !!

    Bon Any !

    • David Ruyet dijo:

      Gracias por sus comentarios Raul. Lo del cambio de hora merece un post enterito. Adelantarle que respecto del ahorro de costes depende de muchos factores, sobretodo geográficos (o sea que es muy desigual según país y zona) pero parece que el ahorro eléctrico es evidente. Otra cosa sería sobre gasolina (se aumenta la actividad). Hay algo de polémica. Lo veremos.

  3. fina dijo:

    Vitòria, la bombolla verda?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s