Einstein, Steve Jobs, los neutrinos y el cambio renovador


¿Qué hacer cuando todo aquello en lo que uno cree ya no vale? Chungo ¿no? Pues eso es lo que piensan hoy muchos físicos teóricos desde que el 22 de septiembre pasado se subió al website arXiv.org el paperMeasurement of the neutrino velocity with the OPERA detector in the CNGS beam” y se lió la mundial. Dentro del Experimento OPERA liderado por el CERN -que está en Ginebra- y para estudiar a los neutrinos, se envió un haz de éstos a un laboratorio en Gran Sasso -que está en Italia-, a unos 730 kilómetros de distancia. Pues los neutrinos han ganado por unos 18 metros a la luz en el trayecto, lo que equivale a unos 60 nanosegundos por encima de la velocidad de la luz. Resultado inesperado. Espectacular. Notición. Se ha repetido el experimento muchas veces y el resultado ha sido siempre el mismo. No parece un fallo de medida, y los pobres investigadores se han tirado 18 meses buscando un error que no encuentran. En realidad es un S.O.S.: los del CERN han presentado el resultado para ver si alguien les puede ayudar. 16o tipos firman el paper para que quede claro. Aquí está la rueda de prensa (de dos horas) que dieron online y el powerpoint que le acompañó. Japoneses y americanos ya están repitiendo el experimento. Ya  veremos qué pasa ¿en un año? ¿dos? Puede.

¿Qué es un neutrino? Los bichitos esos serían la porción de realidad más pequeña que existe (una milmillonésima parte de un electrón); son como fantasmas. Lo atraviesan todo, a toda velocidad, casi sin desviarse ni interaccionar con nada, pero son la clave para entender la existencia de neutrones, protones y electrones. Hay que pensar que TODO lo que existe en el universo se puede explicar con 12 partículas (y casi que electrones y quarks ya bastan) y 4 fuerzas o interacciones básicas. ¿Y por qué es tan trascendente que un neutrino pueda ir más rápido que la luz? Primero porque pensábamos que eso no era posible. Toda la teoría de la relatividad se arma sobre que eso es imposible. Los fotones (la luz) no tienen masa, por eso son los más veloces, y de ahí que la luz sea la velocidad infinita: un límite cósmico no superable… Además (eso es lo excitante) al acercarnos a la velocidad de la luz las leyes de la relatividad dicen que el tiempo se estira y el espacio se encoje. Al llegar a la velocidad de la luz, el tiempo se detiene (vamos tan rápidos como lo que vemos). Si lo superamos, el tiempo se estira hacia atrás y vemos el pasado. En teoría, de poder ir más veloces que la luz se podría viajar en el tiempo (pero hacia atrás). De ahí el jaleo. Bueno, eso y la idea de poder tumbar a Einstein: el símbolo por antonomasia del genio científico, del superhéroe intelectual. ¿Qué no? Ahí van algunos: “Einstein quedó añejo”, “Einstein en aprietos”, “¿Se equivocó Einstein?” o”Una partícula se burla de Einstein“. Pero bueno, en un mundo que compara sin rubor a Steve Jobs con Edison…

¿Opinión? Como me fio del CERN, Los Alamos y el KEK japonés, esperaré el resultado pacientemente. Eso sí, reconozco que no me estresa demasiado la posibilidad de que partículas subatómicas sean más veloces que la luz o que, simplemente, puedan encontrar atajos (aquí los muchachos de Scientific American dan alguna idea). De ser así, YA ES ASÍ, lo único es que nos hemos dado cuenta ahora. ¿Ya no vale nada? Bueno, digamos que se abriría un nuevo camino. Los 100 años de física cuántica que llevamos empezaron a principios del siglo XX significando el final del mecanicismo newtoniano como única explicación de la realidad. Igual que la conocida fórmula F = m · a nos sigue sirviendo (y nos seguirá sirviendo) para un montón de cosas, la teoría de la relatividad también servirá para otras (casi que las mismas que ahora). Y de confirmarse eso de los neutrinos superveloces, no tiene que romperse nada necesariamente ¿Qué será más útil? ¿La Teoría M de los universos paralelos? ¿La Teoría de las Supercuerdas? Estimulante. ¿no?

Todo esto de lo que podría pasar con los neutrinos superlumínicos no deja de ser un excelente ejemplo de lo que significa un cambio de paradigma. Mucho antes de todo esto, en los 60, Thomas Kuhn, un físico, historiador y filósofo americano, presentaba sus ideas sobre las revoluciones científicas. Hasta entonces, la opinión general consideraba que la ciencia se basaba en el empirismo (medidas y repeticiones de experimentos) y la lógica (racionalización de los fenómenos observados) como única vía válida para la obtención del conocimiento (eso es culpa del Circulo de Viena, y de los racionalistas y positivistas). Es decir, buscar la verdad de lo no observable a partir de lo constatable con mediciones y datos, intentando no explicar (eso es metafísica) sino verificar. Todo ello sin olvidar que no se puede demostrar lo que es cierto sino lo que es falso (eso es culpa de Popper). Todas estas visiones chocaban con la física cuántica, donde la medida de una magnitud modifica la propia magnitud a medir (eso es culpa de Heisenberg), pero bueno: pa’ lante.

Pues llega Kuhn y la lía con la publicación en 1962 de “La estructura de las revoluciones científicas“. Ya no sólo se trataría de datos y medidas, sino que había que tener en cuenta en la ciencia muchos aspectos más: culturales, históricos y sociológicos. Es más… ¡¡¡el tipo se inventa la palabra paradigma!!! Con ello se refiere el estado de la ciencia vigente (lo que Kuhn llama la ciencia normal) donde no se cuestiona la teoría sino que se amplia el conocimiento existente. ¿Hasta cuándo? Hasta que algo ya no puede explicarse. Bueno, como eso siempre pasa, el límite está en cuando muchas cosas o algo muy importante ya no pueden explicarse con lo que se sabe. Cuando eso ocurre (como con los neutrinos superlumínicos cabroncetes) llega la crisis y pasa a cuestionarse la validez del paradigma, o sea la mejor modelización que tenemos hasta la fecha de la realidad existente. A eso Kuhn le llama estado de ciencia revolucionaria, donde se ensayan teorías nuevas. Al aceptarse una nueva propuesta de paradigma que puede sustituir al anterior se ha producido una revolución científica que pasa a ser de forma automática la nueva ciencia normal. Y así se sigue, por los siglos de los siglos en un circulo de mejora continua.

Pero este proceso no es inmediato ni automático. Dice Kuhn que al existir los dos paradigmas diferentes nuevo y viejo (lo llama inconmensurabilidad), uno no sustituye al otro hasta que los científicos del antiguo paradigma son -directamente- sustituidos por los del nuevo. Eso es así, porque cada teoría tiene su sentido real en su momento histórico; en otros, la nueva idea cuesta de entender y, sobretodo, implica modificar el statu quo: cambiar sillas y mover poltronas. Complicado. Si hay barreras para el cambio objetivo -aunque sea evidente, mejorado y renovador- ¿qué podemos esperar de nuevas formas de pensar? En este inminente escenario mundial, donde la escasez (de energía, de alimentos, de materias primas, de financiación…) puede ser el nuevo paradigma… ¿A qué habrá que esperar?

A pesar de mi admiración por Edison -que inventó todo lo que era imprescindible inventar-, no se me ocurre una mejor forma de acabar este post sobre la bondad y necesidad del cambio renovador que con algunas de las palabras de Steve Jobs en su famoso discurso en Stanford en 2005: “Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como debe ser, porque la Muerte es muy probable que sea la mejor invención de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Elimina lo viejo para dejar paso a lo nuevo.” Muerte es cambio, simplemente. Amén.

Anuncios

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Einstein, Steve Jobs, los neutrinos y el cambio renovador

  1. USHIRO dijo:

    GRACIAS POR ME DESPEJASTES VARIAS DUDAS

  2. Pingback: Pasado, mierda, tiempo y olvido. Y energía | el blog de David Ruyet

  3. Fleischman dijo:

    Hola David:

    Una precisión sobre el principio de incertidumbre. Este va más allá de la perturbación de la medida: http://es.wikipedia.org/wiki/Relaci%C3%B3n_de_indeterminaci%C3%B3n_de_Heisenberg

    Por cierto, quizá sería bueno que pusieras una nota en el post indicando que Einstein de momento sigue ganando a los neutrinos… 😛

    Un saludo (y ya estás tardando es publicar un post nuevo, que nos estás haciendo leer lo viejo, jeje).

    • Fleischman dijo:

      Coñe, justo poner el comentario y veo tu nuevo post. Así me gusta, que nos hagas caso… 😀

    • David Ruyet dijo:

      Efectivamente, el principio de incertidumbre tiene más de una lectura; en cualquier caso, no me parece que sea un partido entre Einstein y los neutrinos. Más bien es Einstein 1 – CERN 0. Creo que los neutrinos eran el balón… Gracias por su aportación, Fleischman, y por seguir este blog de forma tan fiel.

      • Fleischman dijo:

        Gracias a ti por el esfuerzo de llevar el blog, y escribir de forma tan amena (no me trates de usted, porfa, que aún estoy hecho un chaval :P). Por cierto, compartes admiración por Edison con Homer Simpson… 😀

        Aprovecho para recomendar “La revolución copernicana” de Kuhn, para quien tenga interés por la historia de la astronomía (desde la antigüedad hasta dicha revolución). Aunque a primera vista leer a Kuhn pueda parecer un peñazo, al menos este libro es muy ameno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s