“It’s about the commodities, stupid!” (con cariño para los indignados)


It’s the economy, stupid” dijo, entre dientes y con media sonrisa, James Carville en el último debate entre Bill Clinton y George H.W. Bush (padre) durante la campaña presidencial de 1992. Clinton le acababa de birlar la cartera a Bush ante la señora del traje rojo post-ochentero. Nadie creía que, con el aval de la victoriosa blitzkrieg en el Golfo, Bush pudiese perder con el hijo de la enfermera. Pues así fue. And 4 years more.

James Carville, el alopécico hijo de un vendedor de enciclopedias de Louisiana, era el director de estrategia de la campaña de Clinton y buena parte de su éxito se debío a él. Ideó una campaña muy simple, basada en tres ideas concretas y convicentes. Las pegó en las paredes de todo los despachos y salas del equipo de campaña. Todos las conocían. Tres ideas que vertebraban el mensaje de cambio que proponía Clinton:

  1. Change vs. more of the same
  2. The Economy, stupid
  3. Don’t forget health care

La concreción vence. Y es que los electores no estamos dispuestos a un elevado “coste de adquisición de información” sobre los candidatos. No vamos a analizar programas políticos, compararlos, conocer al quinto o doceavo de la lista de otras candidaturas, contribuir a los partidos,… Nos basta con la “marca”, un rostro, un spot, un logotipo y, como mucho, media hora de un debate electoral. Porque… ¿Cuál es el incentivo? ¿Qué gano destinando mucho a obtener esa información? Silencio. ¿Verdad?

Por eso son tan ingenuas las propuestas de los “indignados” solicitando “democracia real“, “listas abiertas“, “referendums” y procesos más participativos (durante la II República Española, de hecho, ya hubieron listas abiertas). No hay excesivo interés en los electores en un proceso tan costoso de búsqueda de información. Y de implantarse ¿cómo se diferenciaría el candidato de la posición decimoséptima de una lista para darse a conocer? Populismo o, directamente, freakismo. A la práctica, mucho más caos.

He leído con interés el listado de propuestas de acampadaBCN. Prescindiendo de las elevadas coincidencias con el programa electoral de Iniciativa per Catalunya – Verds (que también he revisado aquí), resultan tediosas, desiguales y, a la vez, repetitivas. Es el clásico problema del movimiento asambleario, que debe recoger la propuesta estrella de cada uno de todos sus colectivos. Primera impresión: 8 páginas de brainstorming puro. Malo. Segunda impresión: no hay prioridades. Peor. Tercera impresión: un cierto aire déjà vu. En otras palabras: there is nothing new under the sun.

Les hace falta James Carville. Ya.

Pero lo que me sorprende más es el aire autárquico de la propuesta. Como si se pudiese dirigir la economía de un país o territorio al margen del resto. Porqué ese es el problema. Hoy, la Economía o es global o no es. Y el problema actual no viene de cuatro chorizos (gestores públicos), cuatro incompetentes (los banqueros) y su vergonzante connivencia. Tampoco viene de los ninjas. España se trajo los ingresos del futuro al presente y ahora no tiene con que pagar las deudas. Así que sólo hay una solución: gastar menos. Este país va a ser modestito durante (algún/bastante/mucho) tiempo (escoja la opción en función de su estado de ánimo, endeudamiento y ahorros).

Y todo eso en un escenario de complejidad absoluta, sobreliquidez, sobreapalancamiento y de precios al alza. En otro post ya se comentó la necesidad  de calibrar el peso de la especulación en materias primas, un riesgo elevadísimo. La ONU (otra gran asamblea de indignados) tiene bastante claro dónde hay que mirar: en la burbuja de commodities que se acerca… Si explota se va a llevar por delante, sobretodo, a los emergentes (como ya se contó aquí, aquí y aquí). Y si eso ocurre, luego se llevará por delante a los europeos, que compran fuera el 75% de su energía. De hecho, durante el último año, en Europa se ha doblado del 1% al 2%. Y si sube la inflación, no hay indignación que la baje.

Adjunto una imagen de miseria real estraída del The Chart Store: el coste de adquirir energía. Cada vez habrá que trabajar más para adquirirla. Y esta tendencia puede extrapolarse al resto de materias primas. Resultado: inflación; Efecto: tipos al alza. Resultado: nuevo shock. Y es que son las materias primas las que nos otorgan, en el fondo, libertad y calidad de vida. La auténtica miseria no deriva de no poder comprarse un piso en propiedad, o que tu diputado sea un golfo, o tener 1.000, 2.000 o 3.000 € al mes; la miseria te la trae la inflación. A cada paso que das, el camino se alarga tres. Así es la inflación. Cuanto más corres, más largo es el camino. Los otros te mueven la alfombra. Eso es la inflación, y por eso es tan terrible.

Anuncios

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Economy y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “It’s about the commodities, stupid!” (con cariño para los indignados)

  1. Lluis Muñoz dijo:

    Hem de parlar un dia d’aquests (estaria molt bè si pots venir le 3 de juliol a Sitges, he retrasat la xerrada que estava planificada per aquesta tarda, vaig poder tancar el tema del local aquesta setmana i no he tingut temps d’organitzar res).

    Estic d’acord amb tú que falta estratègia i accions mès concretes… nomès pensa que organitzar estructures horitzontals de forma orgànica i voluntat personal porta temps… i parlar de sinergies ni t’explico……. No hi han cap visibles (ningu en vol) sino parlem de facilitadors que ajudin a catalitzar les tasques.

    Una de les accions és el referendum que s’està preparant pel dia 15 d’octubre.

    El sondeo popular supone un salto cualitativo en la protesta, en tanto que permitirá conocer cuántos ciudadanos respaldan en realidad al Movimiento 15M. Constará de cinco grandes preguntas:
    1. ¿Quieres que tu voto tenga un valor justo y poder elegir libremente a tus representantes?
    2. ¿Quieres saber cómo se gastan tus impuestos? ¿Quieres erradicar la corrupción política?
    3. ¿Quieres evitar la influencia política sobre los jueces?
    4. ¿Quieres tener voz y voto en las decisiones políticas que más afectan?
    5. ¿Quieres que la economía esté al servicio de las personas y no las personas al servicio de la economía? ¿Quieres que los responsables de la crisis paguen por ella?
    Es podrà votar mitjaçant DNI electrònic o butlleta.

    El canvi és inevitable….. doncs la gent està fins els collons…….A Espanya una re-evolució ja ha començat… Pròxima parada: Europa i el món….. Come on world, get up!
    Video resum molt bo: http://www.youtube.com/watch?v=JRPTiJi4CUk&feature=player_embedded#at=253

  2. David Ruyet dijo:

    Como ya comenté en otro post, todas estas medidas huelen muy bien, pero son de difícil cocinar. Uno tiene la impresión de que se quiere rediseñar el barco a mitad del naufragio, lo cual está muy bien, si uno no piensa primero en quedar a flote. Pero, sinceramente, creo que la gente tiene decir lo que le apetezca. Por eso algunas sugerencias/comentarios:
    – Las preguntas son tendenciosas: todas invitan al sí. Os sugiero lo que se llama un buen “Questionnaire design”.
    – Una única pregunta por elección, porqué cuento 7
    – No mezclar conceptos: no tiene nada que ver cómo se gastan mis impuestos con eliminar la corrupción política (transparencia contra persecución de delitos)
    – La frase de “la economía al servicio de las personas” es infantil. ¿Quieres que la meteorología esté al servicio de las personas?
    – ¿Quienes son los responsables de la crisis? ¿Quién los señala?
    – Lo que sí me ha gustado es lo del voto electrónico; yo voté así en el referendum de la Diagonal de Barcelona y me pareció perfecto: tiempo para votar, sin salir de casa, intimidad total. Eso sí, necesitaba un PC, conexión ADSL, un móvil… ¿Eso es universal?

    Otra sugerencia más: ¿alguien ha pensado/decidido el tema de las circunscripciones electorales? ¿y el del mínimo de votos? ¿O todo es SI/NO?

    Gracias por participar en el blog; la gente se acojona.

  3. Lluis Muñoz dijo:

    Els hi pasaré les teves sugerències a la gent que està organitzant tot això.
    http://referendum15deoctubre.org/referendum15deoctubre/referendum.html

    Discrepo amb tú amb un tema quan dius: “la economía al servicio de las personas” es infantil. ¿Quieres que la meteorología esté al servicio de las personas?

    Pues sí quiero y deseo una ECONOMIA SOSTENIBLE, justa y respetuosa con lo medioambiental y lo social, basada en principios de banca ética. Nota: A largo plazo no descartar la nacionalización de todos los bancos del mundo, ahora es temprano todavía y hace falta una etapa de transición para ello.

    El problema de base es que la ciencia económica que nos rige está al servicio de unos pocos que hacen y deshacen a su antojo. Llámales lo que quieras, Grupo Bildenberg, CIA, FBI, CNI, Santander, BBVA, Monarquías de aquí i de allá, La Caixa…….. Goldman & Sachs (por cierto….. el banco auditor de las cuentas griegas -que maquillaron números para entrar en el Euro- y como guinda del pastel resulta que un ex ejecutivo de este banco será el nuevo presidente del BCE……la rueda continua girando…..).

    El paradigma de la ciencia económica es que no tiene una componente ambiental y humana. Entendiendo paradigma como una herramienta, la herramienta que llevamos utilizando todo este tiempo es la monetaria. Y todo lo basamos en el método monetario, estando más que demostrado que es ineficiente desde una concepción total,holística e integral.

    Siguiendo el método científico, sin embargo, nos damos cuenta que uno de sus máximos supuestos es avalado precisamente por este paradigma. Y no es otro que: todo experimento que sea corroborado un gran número de veces (idealmente por distintas personas / grupos) es una evidencia científica.

    Con esto queda claro que el sistema monetario en el que vivimos es una historia de fracaso puro y duro a largo plazo para la tierra y la humanidad en su conjunto. Llamémosle como queramos: comunismo, marxismo, capitalismo, keynesianismo, liberalismo, socialismo… todos son caras de la misma moneda.

    Las tribus y los estados más evolucionados en nuestros tiempos jamás han tenido una idea y concepción del mundo total, holística, integral sino más bien lo contrario. Jamás vieron y entienderon el sufrimiento de otros pueblos, otras naciones y realidades. Faltaba esa visión para tener empatía.

    Ahora ya sabemos de nuestra capacidad y limitación de recursos. La consciencia humana ha ido creciendo y evolucionando con esa visión, ya no vemos enemigos, ahora vemos hermanos. No es cuestión de luchar sino de cooperar, el problema es que lleva mucho tiempo en cambiar las mentalidades.

    Además, el capitalismo actual no permite que cooperemos como hermanos, es algo frío, sin vida, sin sentimientos. La moneda del futuro por la que apostamos es la mirada transparente y limpia que mira a los ojos de la otra persona.

    Lluis Muñoz, persona liberada.

  4. David Ruyet dijo:

    Pues mejor decir: que las finanzas estén al servicio de las personas; la economía solo intenta explicar los hechos económicos que son, básicamente… ¿Todos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s