Innovación a traves del Biomimicry: copiar sin mala conciencia


¿Cómo se sale de una crisis? Pues haciendo caso de ella. Del griego κρίσις, que significa “separar“, “decidir“. Es algo que se rompe y, por el hecho de romperse, hay que analizar y tomar decisiones; nos obliga a pensar. Clarísimo ¿no?

Pues hay que empezar por ahí. Al margen del daño que han hecho análisis inmediatos y populistas sobre cómo hemos acabado aquí (la teoría de los ninjas del Sr. Abadía en España, por ejemplo; que aunque reconoce la responsabilidad de los bancos y la sobreliquidez, ignora el efecto combinado de inflación y precios del petróleo en 2008; es lo malo que tiene convertir a un buen comunicador en un investigador), la mejor salida sólo puede ser pensar diferente. Y eso va más allá de indignarse y proponer recetas que, por bien que huelan, son de difícil cocinar.

Pensar diferente. Innovar. “Innovar” proviene del latín innovare, que significa tornarse nuevo o renovar, introducir una novedad (hoy va de lenguas muertas, mira). Y para eso es necesaria la chispa, la inspiración, ¡el genio!: “Genius is one percent inspiration and ninety-nine percent perspiration” se le atribuye al gran Thomas A. Edison (un tipo que casi inventó todo lo inventable). Pues una de las formas más inteligentes de inspirarse es observar y analizar (crisis, crisis… ¡crisis!) casos de éxito y luego a trabajar. Cómo los que existen en la naturaleza. Soluciones puras, únicas, simples y elementales, y por ello… ¡perfectas! con, al menos, 2.700 millones de años de prueba y error. Resultados garantizados.

Pues inspirarse en la naturaleza tiene un nombre: biomimicry. Así se denomina a la ciencia que se basa en inspirarse en soluciones existentes en la naturaleza para resolver problemas humanos. En español tiene el horrible nombre de biomimetismo. La idea es observar soluciones biológicas y aplicarlas a la ingeniería, tanto desde la perspectiva de la física como de la química.

¿Ejemplos? Muchos. Uno de los más famosos es el kevlar, cuya estructura de fibras se inspira en las que producen las arañas (es cinco veces más resistente que el acero). O el velcro, ideado por un ingeniero suizo tras despegar cardos del pelo de su perro. O el frontal de los trenes de alta velocidad, de reducida resistencia al aire, que se inspira en el pico de algunos pájaros. O los trajes de natación de Speedo LZR Racer que imitan la piel de los tiburones. Y más, y más, y más ejemplos. Muchos ahorran energía. Aquí la nota de Naciones Unidas sobre el libro “Nature’s 100 best” que desarolló el Biomimicry Institute estudiando más de 2.000 ejemplos y seleccionando los más cool.

Aquí el gran Punset charla con una de las mayores autoridades en el tema: Janine Benyus, autora de un best-seller del tema: “Biomimicry: Innovation inspired by nature“, donde cuenta el proceso del biomimicry, y porqué -al menos por una vez- copiar no es tan malo. Identificar, interpretar, observar, abstraerse, aplicar y evaluar. Mucha transpiracion. Según esta señora, podemos desarrollar tres niveles de biomimicry: “El primer nivel es imitar la forma natural. Pero se puede acceder a un segundo nivel, que es cuando se imita el proceso natural. Y un tercero, copiando el funcionamiento de los ecosistemas”.

Al tercero, algunos le llamamos sostenibilidad. Así de fácil.

Anuncios

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Management y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Innovación a traves del Biomimicry: copiar sin mala conciencia

  1. guillemterradas dijo:

    Bravo Ruyet!! Precisamente esta semana Tomás Carpone propone una idea, más chapucera, de resolver la crisis 🙂 e inspira a hablar de fractales.
    http://www.tomascarpone.com/2011/06/sr-zapatero-solucion-la-crisis.html

    • David Ruyet dijo:

      Me encanta; fractal: la parte en el todo; memoria geométrica, Mandelbrot. Pobre. Se murió hace poco ¿no?

      Lo que ya no veo es como aplica a Zapatero, a no ser por que, en el fondo, fractal es fractura, y al pobre éste, ni con celo…

      • Si. Leo que murió en octubre de 2010. Las noticias no hablaban de otra cosa. Como recordarás, su muerte tuvo mucha más repercusión que la teoría del mediático L. Abadia ;- )
        Me quedé en los titulares, y de las fractales me preocupaba medir la longitud de costa correctamente, para que la propuesta de Carpone le sirva de solución al fracturado Zapatero
        🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s