Gas no convencional… no es un chiste


En otro post (aquí) comenté la que muy posiblemente sea la próxima revolución energética: el gas no convencional procedente de esquistos y pizarras obtenido por fractura hidráulica. Ventajas: mejora del autoabastecimiento y costes de extracción razonables; desventaja: uso intensivo de agua y problemas medioambientales graves asociados a los aditivos químicos (básicamente ácido hidroclórico, etanol, metanol, etileno e hidróxido de sodio) que facilitan la fractura. En Estados Unidos el shale gas aporta ya cerca del 25% del gas que se consume, reduciendo la dependencia energética y el precio medio.

Es curiosa la indiferencia sobre este tema por aquí. En Escuelas y Facultades Técnicas es evidente (lamentablemente, la Universidad lleva siempre un retraso con el state of art); en prensa es esperable (el driver tendrá que ser el ambiental y el del conflicto: ya se sabe, la noticia es que un señor muerda a un perro y no al revés); para la Administración no es guay y, encima, no se enteran. Así entre todos te hacen “experto” rápidamente.

Pues en Francia se han puesto de acuerdo las empresas de carbón, las nucleares, el lobby solar y las gasistas convencionales en contra de la prospección de gas pizarra (al revés que, por ejemplo, las británicas). Allí lo llaman “gaz de schiste“,  y se han localizado prometedores yacimientos en Larzac y en las inmediaciones de París. Es más, el 11 de mayo la Asamblea Nacional francesa votó una resolución para prohibir los métodos de fractura hidráulica de los estratos rocosos que almacenan gas. Por 287 votos contra 186, consiguió el consenso de casi todos los partidos, desde la (extrema) derecha de Marine Le Pen hasta la (extrema) izquierda de José Bové. El 1 de junio se debatirá en el Senado.

Según un reciente estudio de Centrica (aquí) el potencial de gas no convencional en yacimientos europeos es de 36.000 bcm (billones de metros cúbicos) y el efecto en las reservas mundiales es pasar de 60 años a más de 250; en España se consumen unos 33 bcm al año y en Europa no llega a 500 bcm. Pues eso son un porrón de años de reservas de gas propio. Se acabó la dependencia del gas natural canalizado de Rusia y del GNL del Golfo Pérsico o de Nigeria: mayor grado de abastecimiento y precios menores (según Céntrica, 900.000 millones de euros hasta 2050).

¿Por qué, entonces, este rechazo en Francia? Si bien son de esperar costes mayores que en Estados Unidos (por capacitación técnica, cultura, reservas e impacto ambiental) y que el potencial allí es 7 veces mayor, está claro que el lobby energético  se encuentra incómodo en este cambio de escenario y que, en este momento de incertidumbre política global, pues mejor no abrir nuevos frentes. Pues no pasa nada. Exxon Mobil prospecciona ya en Polonia, Hungría y Alemania; ha firmado con Naftogaz en Ucrania. Conoco-3 Legs también prospecciona en Polonia. Cheasepeake firmó en 2008 una joint venture con Statoil (no UE), pero sólo TOTAL y OMV como empresas europeas han mostrado algún interés. Shell se la pegó en Suecia y acabó comprando en 2010 por 4.700 MUS$ a los americanos de East Resources Inc. para aprender. ¡Ah! China tiene previsto que el 10% de su energía sea gas no convencional en 2020. Ha perforado ya su primer pozo.

Anuncios

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Energy y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Gas no convencional… no es un chiste

  1. Pingback: Obama y su curiosa sopa energética, segunda parte | el blog de David Ruyet

  2. Pingback: La Elgin-Franklin y los riesgos invisibles del gas natural | el blog de David Ruyet

  3. Rosa dijo:

    Si te interesa el tema mírate una peli sobre el shale gaz que se llama GAZLAND buenísima y muy conocida en el mundillo. El impacto de la perforación por fractura hidráulica es Gravísimo . No os dejéis engañar no es una alternativa energética es un desastre ecológico mayor.
    Rosa Ferrer

  4. Pingback: Llegan los inmaduros | el blog de David Ruyet

  5. Hablar claro dijo:

    Como todo en esta vida, es cuestión de prioridades.
    Cuando la miseria nos invada y nuestros hijos mueran de enfermedades por no tener dinero para cularlos, o cuando el hambre se extienda como la polvora.
    Entonces todos estos ecologistas de pacotilla, serán los primeros que exigiran que se extraiga cuanto antes esta energia que nos permita subsistir.
    Pero como he dicho todo es cuestión de prioridades.

  6. Pingback: Shale gas, relación con los precios del petróleo | Economics for Energy Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s