Destruir creativamente, qué gustazo


¿Por qué la sostenibilidad resulta, en el fondo, una gran oportunidad? Porqué constituye un cambio de paradigma, una forma de hacer las cosas diferentes, integrando al mismo nivel que el económico, las variables ambiental y social. Pero lo que resulta inevitable es que esta forma de hacer deberá acabar con otras, que hasta la fecha han establecido, sino el estándar, una forma de hacer general.

Si por algo es probable que se caracterice el futuro que nos espera -en el escenario tendencial, al menos- será por la escasez: escasez de agua, escasez de petróleo, escasez de alimentos, escasez de espacio… Los 7.000 millones de personas que hoy habitan el planeta serán casi 9.000 en el 2050, y vamos a tener que vivir muchos más con lo mismo… En este entorno, seguro habrá que reemplazar las tecnologías energéticas actuales por otras más limpias, con un elevado peso de las energías renovables. Cuanto más rápida sea esta transición, mejor.

¿Y las convencionales? en los años 40, el gran economista (y cirujano) austro-americano Joseph Schumpeter popularizó un término -de origen marxista- denominado “destrucción creativa“; según esta idea, en las economías de mercado todas las realidades son destruidas por los efectos de la innovación, introduciendo otras nuevas, más eficientes y mejores. Obviamente, la destrucción creativa lamina el statu quo; ataca a los lobbys, afecta a intereses consolidados, destruye empleo y pone en riesgo sólidas propuestas de negocio. Pero es tan demoledora como imparable. Renovarse o morir.

Para Schumpeter esta continua innovación era la fuerza vital de capitalismo; la única forma de mantener un crecimiento económico a medio plazo sería mediante la sustitución de las fórmulas obsoletas por nuevas y más creativas. Esta idea (la innovación tecnológica, de proceso y financiera como interiores al sistema) alimentó a las teorías neoclásicas del crecimiento endógeno, y permitió obviar -en parte- la relación con los recursos naturales como auténticos limitantes del crecimiento. Hoy nos cuesta pensar que podemos sustituir fácilmente algunos recursos energéticos por otros de forma rápida y sencilla. Y si se trata de ser de menor impacto ambiental, aún es más difícil.

Si bien, no se trata de un concepto energético (de entrada), la transición de los formatos de música grabada desde los años 60 hasta el iTunes es un ejemplo muy interesante de destrucción creativa. Al vinilo lo sustituyeron los cassetes, y a estos los CDs… ¡y a todos el formato digital! Al margen de si el futuro de la música pasará por ser gratuita y los conciertos carísimos (o no), la distribución sin soporte físico es un excelente ejemplo de nueva sostenibilidad: no hay plástico, ni residuos, ni tornillos, ni carátulas. Ceros y unos y consumo mínimo de memoria flash en un iPod. La repanoché.

P.S.: Aprovecho para felicitar a los responsables de enviar a Eurovisión representando a España una canción titulada “Que nos quiten lo bailao”. Pocas veces he visto un análisis económico-social tan claro, concreto, y que refleje mejor lo que ha sido la expansión y crisis económica en España de 2005 a 2011 y el futuro que nos espera. Qué clarividencia.

Anuncios

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Economy y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Destruir creativamente, qué gustazo

  1. Luis Muñoz dijo:

    análisis exquisto del amigo David…. el rodillo continúa girando… pero esta vez, quizás le pongamos un palo a ruedecita…….. DEMOCRACIA REAL YA!!!

  2. Eva Fernández dijo:

    L’exemple de la música crec que és molt i molt encertat, potser el jovent d’ara no sap de què parlem quan parlem dels cassetes però tu i jo que els vam patir, sí. Abans es deia “renovarse o morir” després de llegir la teva última entrada potser s’haurà de dir “destruir creativamente o morir”.

  3. David Ruyet dijo:

    Y decía Sócrates: “Un sistema moral basado en valores emocionales relativos es una mera ilusión, una concepción exhaustivamente vulgar dónde nada suena en él y nada es cierto”. Pues eso, que esta semana toca acampada reivindicativa y la que viene de Copa de Europa. Y la otra, ná de ná. Todo emociones.

  4. Pingback: Sobrevivir en la era de los picos: también hay un “peak fish” | el blog de David Ruyet

  5. Pingback: ¿Se acabó el trabajo? (y V): Epílogo | el blog de David Ruyet

  6. Pingback: Uber, Zidane y querer romper paredes a cabezazos | el blog de David Ruyet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s