Inflación, alimentos y ¿cambio climático?


Hoy preocupa tanto el alza de los precios del petróleo como el de los alimentos. En un post anterior, ya se trataron temas asociados a la relación entre energía y alimentos (aquí), y se intentaba establecer el efecto de la producción de biocombustibles sobre la canibalización de la demanda de cereal para el consumo humano (que haberlo, hailo).

El numero de Scientific American de mayo de 2011 (y portada con el sugerente contenido como “7 radical energy solutions”) titula con un dramático “Cereal Killer: Climate Change Stunts Growth of Global Crop Yields” un artículo sobre el efecto del cambio climático sobre las cosechas de cereal de 2010. Se sabía que las campañas de cereal de 2010 habían sido malas por múltiples fenómenos climáticos (inundaciones en Pakistán, sequías en Rusia en 2010 y China en 2011, “el Niño” en 2010 y  “la Niña” en 2011, incendios en la Estepa Rusa, inviernos duras en USA…); sin embargo, no se asociaba de modo directo al calentamiento global como driver principal del fenómeno. Pues el artículo de Scientific American remite a una publicación de Science de abril de 2011 (briefing del documento aquí)  por parte de un equipo de investigadores de Stanford (Lobell, Schlenker y Costa-Roberts) dónde se evalúa el efecto del cambio climático en la reducción de la producción de cereal, particularizado por variedades, en el estudio de una serie de 30 años. La conclusión principal: “On a global scale, we can see pretty clearly significant changes in the weather for most places where we grow crops“. El calentamiento global se significa por el aumento de la variabilidad y volatilidad climáticas. Pues Lobell y su equipo detecta hasta 3 desviaciones estándar en la previsión de temperaturas de 2008 proyectando un escenario anterior a 1980, en muchas zonas de cultivo histórico de cereal.

Y como corresponde en este blog, atención especial a la relevante traducción económica del fenómeno: “Using prior studies of economic responses to a shift in the supply curve, we estimate that the warming effects on production have led to a roughly 20% increase in global market prices for these commodities. If one accounts for the beneficial effects of increasing CO2 during the study period (due to the fertilization effect) the net effect of climate and CO2 changes has been a roughly 5% increase in prices. At current market prices and global production levels, this translates to roughly an additional $50 billion per year spent on food“. Toma castaña.

Si la frágil recuperación económica actual se sostiene en un escenario global de precios del petróleo inferiores a 120 US$/bbl (cuando sube de ese nivel, los hedge funds destensan como el viernes 6 de mayo), los efectos que tienen el alza de las commodities alimentarias en las economías más dependientes (sobretodo las asiáticas) pueden ser demoledores. Así, el riesgo del recalentamiento de la economía china por efecto del alza de los alimentos incrementando la inflación puede ser muy importante. China esperaba un 3,2% para 2011 y en abril cerró con un 5,3%; no hay que olvidar que en 1989 la icónica revuelta liderada por estudiantes en la plaza de Tiananmen se fundamentaba en un sentimiento de corrupción galopante, problemas agrícolas y tasas de inflación del 18%… Como demuestran las actuales revueltas árabes, las ansias de libertad acostumbran a ir por detrás de las del estómago. Sin duda, la inflación es la mayor preocupación ahora que China puede ser importador neto de cereal en poco tiempo (Corea del Sur ya lo es).

Igual este puede ser un buen argumento para sumarlos al acuerdo Post-Kyoto en Durban este año…

Anuncios

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Cambio Climático, Economy y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Inflación, alimentos y ¿cambio climático?

  1. Pingback: ¿Se acabó el trabajo? (III): La brecha salarial y la gran deflación | el blog de David Ruyet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s