Si puede pasar, pasa


Me ha llegado la edición europea del “Fortune” de este mes por correo desde Holanda; el número 163, que tiene fecha de 25 de abril.  Me gusta esta revista. Me encanta la publicidad que incluye, con ingeniosas y sugerentes imágenes y, a l’americaine, una visión sobre los negocios en plan “blockbuster”. A menudo me sugiere ideas divertidas.

La portada muestra cuatro enormes torres de refrigeración con la frase “The future of Nuclear Power”. Este mes han decidido incluir un “special report” sobre la nuclear, al hilo del accidente de Fukushima (como no). Entre las firmas, David Crane, CEO de NRG Energy una empresa que también apuesta por innovadoras formas de valorizar energéticamente los residuos (otro día hablaré de plasma). En este link es posible acceder a la versión online del artículo.

Pero la que más me ha llamado la atención es la de Nassim Nicholas Taleb. Nacido en el Líbano y criado, educado, e integrado en Estados Unidos; es un trader financiero de éxito, de formación matemática. Hace unos tres o cuatro años publicó un libro que resultó un best seller mundial “The Black Swan” que tenía el subtítulo “the impact of the highly improbable” y que leí poco a poco (es muy denso y pide mucha concentración), aprovechando que está escrito en pequeñas epístolas. Según Taleb, la mayoría de grandes descubrimientos, eventos históricos o manifestaciones culturales son “cisnes negros”. Es decir, acontecimientos considerados como casi improbables, pero de influencia absoluta e incluso disruptiva. ¿Ejemplos? Internet, La Primera Guerra Mundial, las computadoras personales o los ataques del 11-S.

“I stop and summarize the triplet: rarity, extreme impact, and retrospective (though not prospective) predictability. A small number of Black Swans explains almost everything in our world, from the success of ideas and religions, to the dynamics of historical events, to elements of our own personal lives”.

Parece algo razonable. La particularidad es que, según Taleb, una vez sucedidos se internalizan de forma que podrían haber sido previstos y, a menudo, se piden explicaciones. Como lo de Fukushima. Taleb propone en su libro no perder el tiempo intentándolos prever, sino buscando dar consistencia a las respuestas ante las oportunidades y amenazas que se presentan. Algo más cercano a una previsión que una predicción. “When someone tells you something could happen once every million years, you’re going to take the chance”. Efectivamente, la única forma de que algo no pase es que tenga probabilidad nula: si es mayor que cero, pasa. Más tarde o más temprano… ¡pero pasa!

Pero lo mejor está al final: la mejor forma de anticiparse a los fallos es siendo mejores. Dice ”Every captain should go down with every ship- every captain, every ship. Follow that rule, and we’ll live in a much better safer world”. Taleb recuerda así el famoso y documentadísimo “problema de agencia”: a menudo los gestores no representan los intereses de los propietarios antes que los suyos. Y, lo que es peor, últimamente no se asumen las responsabilidades (cuando veo de lo de las cajas y bancos de España, lo flipo).

La mejor manera de que las cosas salgan bien es asumir las responsabilidades: premios y castigos alineados. La mejor fórmula para avanzar es trabajar la calidad humana de forma integral; favorecer la promoción y el reconocimiento de la excelencia, de la exigencia, no de la mediocridad; tolerar parcialmente el fracaso, porqué así se empieza a innovar; aceptar la disidencia, la heterodoxia y la imaginación, porqué así se hacen las cosas de forma diferente; que se genere la confianza y la autoestima; que se olvide que hay tipos insustituibles y que las cosas se hacen así porque siempre se han hecho así.

Yo también creo que así el futuro va a ser algo más seguro y algo mejor.  El resto es azar.

Anuncios

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is an Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business School and Ph.D (c) in Economy. All his professional career has been devoted to solve problems in the energy sector, starting with renewables in 1995, and currently lives in Buenos Aires (Argentina). Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share opinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Management y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Si puede pasar, pasa

  1. Pingback: ¿Qué nos enseña Fukushima? Reflexiones un año después | el blog de David Ruyet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s