Cuando el caos del tránsito resulta una alegría


¿Le molestan los atascos de su ciudad? Vaya a Lagos y enterese que es eso de estar atrapado en un auto

Dicen que existen tres cosas seguras en nuestra vida: los impuestos, la muerte y… los atascos de tránsito. Puede que sea así. Seguro que alguna vez, atascado a la entrada o salida una gran ciudad habrá pensado que se llega antes en avión a otra capital que, pongamos, 20 kilómetros de distancia. Pero si usted reside en Moscú, Estambul, Varsovia, Marsella, Palermo, Los Ángeles, Sidney, Stuttgart, París o Roma (por este orden) no tendrá ninguna duda sobre ello… Porque esas serían las 10 ciudades con más atascos del mundo según Tomtom. Y aunque esas son las peores (al menos donde TomTom lo mide, porque para “Time” la peor es Sao Paulo…), lo cierto es que de los atascos hoy no se escapa nadie: países ricos, en desarrollo, emergentes o pobres, todos tienen su ración de atascos. Una saturación lógica en un mundo de 1.000 millones de vehículos; es decir, uno por cada siete personas(a esas cifras llegamos entre 2009 y 2010). Y esas cifras siguen creciendo. De forma desigual, sí; pero siguen creciendo. A una media de crecimiento de la demanda de un +3,5% anual, más o menos… ¡en China fue del +30% en 2011!  Allí hay más de 80 millones de vehículos, cierto; y eso sólo son uno por cada 19 habitantes. Pero parece que la cosa no ha hecho más que empezar.

Vivimos en un planeta donde se fabrican hasta 165.000 automóviles cada día; es decir hasta 60 millones cada año. De todos ellos el 25% se montan en China. En 1995 apenas se fabricaban 2 millones de cochecitos en China (menos de un 3% de la época). O sea que sólo China ha aumentado su producción por diez en esos años. India lo hizo por siete, Tailandia por cinco, México por tres y Brasil por dos. Mientras, los dueños de las fábricas (Alemania, Japon y Estados Unidos) se han quedado igual (son todo datos de la OICA). Globalización le hemos llamado a eso. Lo cierto es que al PIB mundial le ha pasado en esos años algo similar. Pasó de unos 35 trillones de dólares por entonces a cerca de 50 trillones en 2010. Es obvio que con el crecimiento y el aumento de renda se demandan y fabrican más autos y eso realimenta el modelo. En España, por ejemplo, para vender más de un millón de autos nuevos al año, el PIB debe crecer al menos al 2%. Por cierto, que el FMI dice que eso será hasta 2017… Eso en un país donde la fabricación de autos ocupa directamente a 400.000 personas y equivale al 10% del PIB.  De hecho, esto es casi independiente del país. Hará unos años Sivak y Tsimhoni demostraban que la demanda de autos era proporcional al PIB incluso para los países en desarrollo, aunque si la población era muy elevada era algo menor (porque bajaba el PIB per cápita). Parecería claro ese círculo virtuoso demanda de autos  – PIB…

Ventas de automoviles (que no fabricacion mundial); no solo los fabrican más allí, sino que los compran más allí

Pero ¿existe también una relación similar entre tránsito y actividad económica? Parecería obvio: más renta, más demanda, más autos y camiones en la carretera. Es evidente que más tráfico y congestión parecen un perjuicio para la economía. De hecho, es algo objetivo que los atascos implican pérdidas de productividad al hacernos perder el tiempo. Algunos estudios indicarían que el reducir un 1% los atascos podría llegar a mejorar la productividad un 10%. ¿Y de mayor actividad económica resultan también más accidentes de tránsito? No exactamente; los resultados no son iguales en función de las infrastructuras existentes: los países en vías de desarrollo tendrían tasas del doble respecto a los industrializados. No sólo es importante el número de coches que circulan: hay que fijarse también por dónde lo hacen, si el auto es nuevo o no… Así que, por estadísticas como los anteriores, la interpretación común es que nuestras ciudades y regiones serían mucho más productivas si pudiéramos eliminar la congestión que se produce en las vías urbanas.

¿Pero es la congestión del tráfico realmente un lastre para la economía? Las economías, en el fondo, no miden en términos de retrasos o de cantidad de viajes, sino en términos de valor generado en euros o dólares por los bienes y servicios que producen. Nos guste o no, lo medimos así. Es el famoso debate sobre el PIB y sus limitaciones como indicador… Sin embargo, y aunque puedan parecer estrechamente relacionados, crecimiento y desarrollo no siempre van unidos. Porque si los atascos fuesen perjudiciales para la economía de una región, se esperaría que las zonas con bajos niveles de congestión del tráfico fuesen también más productivas económicamente. Pues va a ser que no. Estar atrapado en el tráfico nos lleva a ser más productivos. Resulta que PIB local y atascos no están tan relacionados tanto entre ellos como con una tercera variable común: la presencia de un entorno local económicamente productivo. Cuanto más crece la economía de una ciudad, más lo hace su demanda de viajes. Viajamos por trabajo y reuniones, para comprar, por ocio… Y esa producción y demanda de bienes y servicios, aumenta aún más aún la demanda de viajes, realimentando. Más atascos, mayor tamaño de economía. Así que los atascos pueden ser una forma de determinar la esperada recuperación económica.

El trafico en Estados Unidos… Despues de meses de relax en la movilidad llegan los atascos ¿y el dinero?

Parece que los retrasos por culpa del tránsito aumentaron en Estados Unidos en 2013 por primera vez en años. Al menos eso indica el llamado Gridlock Index (algo así como el índice colapso). Este indice lo diseñó, calcula y publica una consultora experta en tránsito americana llamada INRIX, que utiliza los datos de tránsito de más de un  millón de kilómetros de varias autopistas y carreteras de las llamadas secundarias en Europa, así como casi 2 millones de millas de carreteras en Norteamérica durante cada hora del día. Para INRIX esto sería una clara señal que la economía norteamericana se estaría recuperando. El dato concreto sería que los atascos habrían aumentado una media del +20% en las principales ciudades de Estados Unidos entre 2012 y 2013. Por el contrario, los problemas de tráfico habrían desaparecido en muchos países europeos. Sólo Irlanda y Luxemburgo estarían aumentando su congestión, y el Reino Unido estaría mejorando (es decir empeorando su tránsito) levemente. El resto reduce congestión. ¡Incluso Alemania estaría reduciendo sus atascos de tránsito!

Pues como que conducir por Europa es una alegria. Los atascos caen y caen, y caen, y caen… y la economia con ellos

Los gráficos de INRIX de arriba muestran la variación de los retrasos en cada mes en comparación con el mismo periodo del año anterior. Valores por encima de cero indican que los retrasos de tráfico son cada vez peores; valores negativos indican que el tráfico se está acelerando y que los atascos son cada vez más frecuentes. Es evidente que muchos factores explican el movimiento más lento o más rápido del tráfico. El clima sería un factor evidente; pero INRIX compara estos datos con el mismo mes del año anterior, y con ello se extraen algunas conclusiones. Fíjese en el caso de la Eurozona: el tráfico en España cayó un 38% durante 2012 y en Italia hasta un 34%. En Alemania la caída fue menor, del 14% , y lo mismo en Francia, donde se redujeron los atascos un 12%…  ¿Qué hizo el PIB durante ese mismo tiempo? Caer un -0,6% en 2012 y ha caído ya un -0,2% en 2013. Parece claro: ver como funciona el tránsito es una buena señal para ver si, en realidad, se alcanza la recuperación económica. Otro ejemplo más del famoso trade off ambiental: menor tránsito es sin duda mejor calidad del aire, menores ruidos, menor siniestralidad… incluso mayor ejercicio físico. La otra cara de la moneda es que eso mismo es, a la falta de un cambio real en los modelos de movilidad, menor actividad económica. ¿Saldremos de la crisis cuando las vacas vuelen? No. Cuando estén atrapadas en un cruce, pongamos, en medio de Madrid.

Dots

About these ads

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business Schoolm and Ph.D (c) in Economy. During all his professional career he has been always dealing with energy projects, devoted to renewable energy since 1995. Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share oppinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Economy, Energy, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuando el caos del tránsito resulta una alegría

  1. Pingback: Lecturas de domingo (2) #LecturasdeDomingo | Ciencias y cosas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s