Lo imprescindible del sector eléctrico español en 14 minutos


¿Es cara la energía en España? ¿Es barata? Hace cuatro días que se ha producido un aumento de entre el 5% y el 7% de la tarifa regulada (la Tarifa de Último Recurso, o TUR) que será efectivo el 1 de abril y afectará a unos 20 millones de consumidores, que siguen a tarifa en un mercado liberalizado. ¿Tiene sentido todo esto? ¿Es un sector eficiente? ¿Dónde está el lío? Igual, como introducción, le sea interesante en menos de 14 minutos (a minuto por snapshot) repasar los principales elementos que determinan la estructura del sistema energético (más bien eléctrico-gas) español:

1)    Exceso de capacidad instalada: el sistema español está sobredimensionado pues la potencia eléctrica instalada (supera ya los 100.000 MW, de los que más que unos 59.000 MW se corresponden con potencia programable (o sea térmicas y nucleares) ha crecido con rapidez y supera, en mucho a la demanda punta histórica (la de 44.800 MW a las 8PM del 17 de diciembre de 2007). O sea, el riesgo de no cubrir un día de punta no existe y la falta de más potencia, ahora con la crisis, es relativa.

2)    Hipertrofia del sistema gasista: tambien las infraestructuras de gas están sobredimensionadas; en especial, hay más plantas de regasificación de las que se necesitan para cubrir la demanda. Eso ha ocurrido por una mala de la generación con gas natural –que tras la punta y blackout de 2007 programó inversiones 2008-2016, o sea justo antes de que todo se fuera al cuerno-; pero también porque nadie ha querido detener obras. En otros casos, además se ha gestionado mal (como los almacenamientos subterráneos que han costado mucho más de lo previsto). Todos estos efectos se han amplificado con la crisis económica, pues la demanda de gas ha caído más del 20%. O sea que sobran tubos.

3)    Elevado peso de las renovables: la capacidad (o sea la potencia) de generación eléctrica a partir de energías renovables está cercana al 30% del total instalada, Ello es fruto de los estímulos extraordinarios que se dieron en el periodo 2004-2007, y que ahora se han recortado, claro. Pero toda esa energía se paga muy cara. El coste del llamado “Régimen Especial” (o sea las renovables, cogeneración y residuos) en España (22,5 €/MWh) es superior al alemán (10,78 €/MWh) y al italiano (7,89 €/MWh) según la CNE. Además, como “efecto de segunda ronda”, tanta renovable ha obligado a aumentar el back up con convencionales (o sea más centrales de gas por si un día no hay viento o sol), pero luego han reducido el factor de carga de éstas (el llamado “hueco térmico), por lo que los tipos de los ciclos combinados andan más que cabreados, porque siguen pagando el gas que contrataron con la fórmula “Take or pay (o sea “consume o paga, chato“).

4)    Mix de emisiones eléctricas bajo en carbono: el mix eléctrico español (o sea la cesta de energia primaria: gas, gasóleo, carbón, nuclear, agua y renovables) es muy bajo en emisiones de carbono; en 2011 fue de sólo 0,223 kg de CO2 por cada kWh -en 2008 era casi el doble- si bien las emisiones aumentaron un 30,4% en 2011 con respecto a 2010, culpa del cabrón, digo carbón nacional, que ha sido el 11% de la energía eléctrica. Mucho.

5)    Demanda eléctrica a la baja: la crisis económica ha tenido un gran impacto sobre la demanda energética española, especialmente en 2008 y 2009. Si bien se recuperó ligeramente en 2010, en 2011 habría vuelto a bajar. Por todo ello, o sea la menor demanda eléctrica y el aumento de las renovables, se ha reducido la demanda de gas natural. En otras palabras, que la demanda en España hoy es la de 2006. Y espérese.

6)    Elevada dependencia energética: si bien las renovables han permitido mejorar el grado de autoabastecimiento del sistema (o sea la energía primaria del país), sigue en valores muy bajos, del orden del 21-23%. En este sentido, la elevada dependencia fósil y externa en energía primaria sigue constituyendo uno de los principales problemas del país, siendo su valor de 78,1% unos 24 puntos superiores a la media europea. La UE no cree que se pueda mejorar este ratio en el 2030 por debajo del 75%. Para mí es lo peor de todo.

7)    Dudas sobre el futuro papel de la nuclear: Si bien la energía nuclear fue la que más electricidad aportó en España (19,64%) en 2011 y, además, fue responsable del 40,4% de la energía libre de emisiones, la coyuntura actual llena de dudas el futuro de la energía nuclear en Europa (como el caso de Alemania). Además, en España existe una tradicional hostilidad extrema por parte de TODOS los stakeholders con la energía nuclear, y en todo su ciclo: centrales nuevas, viejas, residuos, almacenes… nada de esto gusta. Es lo que hay.

8)    Uso ineficiente de carbón nacional: en 2011 se estableció a obligación práctica (vía incentivo) de utilizar carbón nacional (un 11% del mix). Eso a un precio superior al del mercado internacional (con unos costes de 400 millones de euros anuales). La única justificación es pensar en la (eterna) problemática laboral con el sector minero de las cuencas asturiano-leoneas, dónde SOLO trabajan 4.342 personas a 1 de enero de 2012, y quedan 400 por prejubilar. Además, todo este carbón nacional no mejora el grado de autoabastecimiento (como sí ocurre con las renovables) y empeora el mix. O sea, el negocio de Roberto y las cabras (que cambiaba 5 cabras negras por 4 blancas).

9) Poca cultura de ahorro y eficiencia energética: las políticas de ahorro y eficiencia energética no son, ni han sido, una prioridad con ningún gobierno en España; como ejemplo, valga recordar que el Código Técnico de Edificación entró en vigor, a la práctica, fuera del boom inmobiliario, o que una medida tan positiva para el ahorro de combustibles como fue la reducción del límite máximo de circulación a 110 km/h, durante el inicio de 2011, duró tan sólo unos meses. O sea que por aquí, difícil. Eso sí, de planes y estrategias de ahorro energético tenemos un montón.

10)    Ausencia de interconexiones físicas: España (y parece que eso se olvida con frecuencia) sigue siendo una “isla energética” pues no existen interconexiones físicas significativas con la Unión Europea tanto eléctricas, gasistas o petroleras. Es decir, para los combustibles se depende de forma extrema de la logística naval y, a la vez, no es posible constituirse como un hub energético gasista o eléctrico (sobrándonos potencia por todas partes) por la falta de conexiones. ¡Ay! esos pillos franceses con sus nucleares…

11) Poca transparencia del mercado eléctrico Español: el modelo de mercado liberalizado, instaurado en 1997, ha perdido parte de su credibilidad. La improvisación, la falta de comunicación, la chulería del lobby eléctrico, la incompetencia y descoordinación de las múltiples patronales de las energías renovables (hay decenas) y su ausencia de interlocutor, o el intervencionismo administrativo y político (en la regulación del sector hay un montón de Decreto-Ley, lo que quiere decir Decreto-Sin-Consenso) ha sido la norma. Además, la competencia no ha mejorado la -histórica- opacidad del sector eléctrico, que sigue siendo el negocio de únicamente cinco grandes compañías: las “eléctricas” (estas son, Endesa, Iberdrola, Hidroeléctrica, Gas Natural-Fenosa y E.On).

13) Coexistencia de un sistema regulado con el mercado liberalizado: eso es la repanoché. Por un lado, tenemos los precios liberalizados que se arman de forma aditiva sobre los precios de las subasta del pool eléctrico y, por otro, los de tarifa regulada que al coste de producción de la energía (con otra subasta, la CESUR, que sale más cara que la otra desde siempre) añade los “costes regulados”, que aunque deberían cubrir sólo los costes de transporte y distribución del sistema, acaban cubriendo multitud de costes reconocidos. De esa extraña dualidad (en realidad, el 1 de julio de 2009 se abolieron las tarifas) y de sus desequilibrios surge el llamado déficit tarifario (una deuda que pasa a los consumidores futuros, a la práctica) que merece no un post, sino cincuenta. Como la CNE.

13) Precios del pool eléctrico en la media europea…: el precio mayorista de la electricidad ha sido siempre moderado, y cercano a la media europea; en promedio de unos 50 euros por MWh. A esa moderación ha contribuido la producción renovable, que entra en las subastas a precio nulo y reduce el precio marginal resultante, aunque luego hay que pagarlo por otro lado. O sea que sí, pero que no.

14) …Pero precios de la electricidad en la banda alta: otra cosa serían los precios para los consumidores finales, pues España tendría respecto de la UE-27  a final de 2011 los precios industriales (>20 GWh) en la franja media (nº15 en UE 27) y alta (nº20-21 en UE-27) para los consumidores domésticos (<7.500 KWh) y comerciales (<2 GWh). Y eso sin contar que durante  años no se quisieron subir los precios… Pero vamos a ver… si España es una isla energética, con sobrecapacidad, con renovables caras, con demanda a la baja, con carbón nacional, sin incentivos al ahorro y que -no olvide- IMPORTA EL 80% DE SU ENERGÍA ¿qué precios espera? O sea que no, pero que tampoco.

Como verá (han sido sólo 14 minutos de nada) la situación del sector eléctrico español es  compleja. Como en otros tantos sectores, hay muchas decisiones que no se han tomado de forma adecuada. Y como en esos, y otros más, tampoco se ha asumido la realidad de esta “isla energética” que es la península ibérica. Ahora, que pintan bastos, habrá de tomar un montón de decisiones duras y difíciles también en el sector de la electricidad. Y ya sabe: se tomarán por las buenas (gobierno español) o por las malas (Directorio Europeo). Y también sabe cuál ha sido la tendencia desde mayo de 2010. Reformas tímidas, poca alteración del status quo, nulas reformas estructurales y grueso de las medidas sobre la base del sistema, o sea los consumidores. ¿cree que sera diferente en el eléctrico? Ánimos.

Acerca de David Ruyet

David Ruyet (Barcelona, 1970) is Industrial Engineer by the UPC and MBA by ESADE Business Schoolm and Ph.D (c) in Economy. During all his professional career he has been always dealing with energy projects, devoted to renewable energy since 1995. Blogging at www.davidruyet.net is an opportunity to share oppinions about current topics regarding to energy and economy.
Esta entrada fue publicada en Energy y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Lo imprescindible del sector eléctrico español en 14 minutos

  1. Ender dijo:

    Coincidimos en bastantes cosas… yo hablé de ello hace un tiempo, pero poco hemos avanzado:

    http://www.comoquerais.blogspot.com.es/2010/10/siete-propuestas-al-gobierno-sobre.html

  2. bcs dijo:

    Molt interessant l’informe de la Fundación Renovables sobre aquest tema, amb punts coincidents i punts contradictoris amb el post del Sr. Ruyet: http://www.fundacionrenovables.org/wp-content/uploads/2012/04/Comentarios-al-RDL-13-2012-19-04-12-Fundaci%C3%B3n-Renovables.pdf

    • David Ruyet dijo:

      Gracias BCS por su comentario y link. La nota de la Fundación Renovables hace referencia al Real Decreto 13/2012 de final de marzo que, básicamente, empieza a implementar medidas para contener el déficit de tarifa. Mi post hacía referencia a los principales elementos estructurales del sector; o sea, nada que ver. Y por más que lo repaso no veo ninguna contradicción. La Fundación establece responsabilidades al déficit tarifario; mi post ni siquiera mencionaba las causas. El problema del sector eléctrico español es muy sencillo: HAY MUCHA MÁS OFERTA QUE DEMANDA, ESTA NO CRECERÁ SUFICIENTE HASTA 2016 CON SUERTE Y UNA DEUDA GENERADA POR PEAJES INSUFICIENTES Y RENOVABLES MUY CARAS (EL DEFICIT). El resto es opinión.Y, que quiere que le diga… esos documentos donde la culpa siempre es de los demás, pues no me convencen mucho. Gracias por su aportación y por seguir este blog.

  3. El abc dijo:

    Sí, vale. Todo esto ya lo sabíamos. Nada nuevo. De lo que hay que hablar es de esa fina frase de “los costes reconocidos del sistema”. Cuantificación, valoración, necesidad o no, contingencia o no, etc, etc. Ah, y la isla. Le diré un dato que conocerá. Japón: una isla (energética también) tiene 56 nucleares (aprox es 30% mix), de las que hoy y ahora sólo tiene funcionando creo 2 (el resto paradas por recarga, auditorías técnicas y también porque algunos consejos municipales les han derogado las licencias para su revisión (vamos, que quieren más pasta por considerar que su “sensibilidad” ha aumentado) lo que les está obligando a generación con altas emisiones de CO2 (retomar carbón, fuel, etc, etc). Lo de poner eólica allí a algún tecnólogo le salió algo caro. Con esto y retomando a España, no cree que uno de los principales problemas es la falta o casi inexistente conexión con Francia. De hecho, usted lo ha apuntado, aunque yo lo pondría como punto n°1, sí me permites.
    En esto caso, se agradece su blog.

    • David Ruyet dijo:

      Gracias “EL ABC” por su comentario; es muy probable que no facilitar intercambios energéticos con Europa de forma significativa (no sólo eléctricos sino de gas o petróleo) sea uno de los principales problemas del país, junto con la dependencia energética (para mí ese sí es el peor porque no lo arreglan las interconexiones). En cualquier caso, mi intención no era realizar un ranking, sino precisamente recordar de forma sucinta todo eso que ya sabemos. Muchas gracias por seguir este blog.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s